Iverson la nueva pasión turca

La ex estrella de la NBA ficha por el Besiktas, el club de Guti. Es el estadounidense con mejor currículum que jamás ha llegado a Europa

Allen Iverson posa con la camiseta del Besiktas durante su acto de presentación como nuevo jugador del equipo turco
Allen Iverson posa con la camiseta del Besiktas durante su acto de presentación como nuevo jugador del equipo turco

Madrid- Allen Iverson ha decidido que las últimas canastas de su carrera las va a anotar en Turquía. El dos veces Jugador Más Valioso de la NBA, once veces «all-star», cuatro veces máximo anotador de la Liga y el considerado como mejor jugador de la historia de su tamaño (1,80/72 kilos) ha fichado por las dos próximas temporadas por el Besiktas, por la sección de baloncesto del club en el que milita Guti. «Sólo necesitaba encontrar un lugar en el que sentirme un poco querido», aseguró el jugador en una presentación tan «sui generis» como el propio personaje. El presidente de su nuevo club se trasladó a Nueva York para ofrecerle un contrato de cuatro millones de dólares por dos años y la estrella dijo sí. Su estreno está previsto para el 20 de noviembre y en su contrato figura una claúsula que contempla la posibilidad de abandonar Estambul si alguna franquicia de la NBA se interesara por él.

Esa claúsula es un simple adorno, una deferencia para el mejor jugador estadounidense que jamás haya recalado en Europa. En Estados Unidos a Iverson se le considera un ex baloncestista. Con 35 años su final en la Liga estuvo acorde con el resto de su carrera. Su penúltima estación fueron los Grizzlies. Huyó de Memphis tras jugar tres partidos y recaló en Philadelphia. El mismo lugar en el que comenzó su carrera. Allí, con los Sixers, se convirtió en leyenda por lo que hacía dentro y fuera de la pista. Hijo de madre soltera a los quince años; su padrastro era traficante de drogas; de adolescente era uno de los líderes en una de las bandas con peor fama del estado de Virginia; fue acusado de intento de homicidio y pasó sólo cuatro meses en la cárcel gracias a la intervención del gobernador del Estado. Estuvo un par de cursos en la Universidad de Georgetown y luego se convirtió en estrella de la NBA, pero no abandonó las malas costumbres. En Philadelphia se convirtió en un clásico de las comisarías por detalles como tenencia ilícita de armas o posesión de drogas. Y para adornar su currículum, además de sus 23 tatuajes, publicó varios discos de rap que fueron censurados por apología de la violencia y homofobia. Tan conflictivo como excepcional jugador, Iverson recala en un equipo que nunca ha estado en la élite. El mayor éxito del Besiktas ha sido un subcampeonato de Liga y esta temporada el equipo jugará la Eurocopa, la segunda competición continental. Allí, Cajasol, Gran Canaria o Estudiantes podrían cruzarse en las eliminatorias con un jugador que ya es una leyenda.