MENÚ
lunes 19 agosto 2019
12:18
Actualizado

Durante casi ocho años, el Ejecutivo socialista ha centrado esfuerzos y fondos en remover la Historia y desterrar la figura del caudillo

Obsesionados con Franco

No sólo se recordará al Gobierno socialista por su gestión de la crisis. También por su lucha en el campo de la Memoria Histórica. Ya avisaba cuando llegó al poder en 2004: «Hay que reconstruir la memoria» de las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo.

  • La Comisión de Expertos designada por el Gobierno informó la semana pasada que sería conveniente sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos
    La Comisión de Expertos designada por el Gobierno informó la semana pasada que sería conveniente sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos

Tiempo de lectura 4 min.

05 de diciembre de 2011. 02:36h

Comentada
5/12/2011

MADRID- Y no tardó en poner en marcha uno de sus principales buques insignia. En septiembre de ese año creó una Comisión Interministerial para el estudio de la contienda y sus víctimas. A partir de ahí comenzaba una cruzada para acabar con cualquier símbolo franquista, buscar fosas, conceder ayudas, crear leyes y tratar, en resumen, de remover el pasado y la Historia para, sobre todo, reconocer a las víctimas de un bando: las republicanas.

Las leyes
La batalla arranca en octubre de 2004 cuando se crea la comisión. El fin: redactar un informe sobre la situación de las víctimas con la vista puesta en un proyecto de ley. Pero sin esperar al informe, en enero de 2005 el Consejo de Minsitros dio luz verde a un proyecto de ley (convertido en ley un mes después) para aumentar las pensiones de más de 600 «niños de la Guerra». Al mismo tiempo, Cultura diseñaba un plan de recuperación de la Memoria Histórica centrado en fondos documentales. Pero el principal proyecto de ley, el de restitución de la memoria, no llegaba y el Gobierno decide que 2006 se convierta en el Año de la Memoria Histórica. Ese mismo verano veía la luz el «Proyecto de ley por el que se reconocen y amplían los derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura». No acabó 2006 y en diciembre la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ya estaba presentando en la Audiencia Nacional una denuncia para investigar la desaparición de más de 30.000 personas. Arrancaba un periplo judicial no exento de polémica y con un protagonista: el juez Garzón, quien fue finalmente suspendido. Pero antes de eso, en diciembre de 2007, las Cortes aprobaban la Ley de Memoria Histórica. La parte legal estaba completa.

Símbolos
Ha sido uno de los puntos en los que el Ejecutivo ha estado más activo. Forman parte de los artículos 15 y 16 de la Ley, que insta a las Administraciones a tomar medidas para retirar escudos, placas... y otros objetos que exalten la Guerra Civil y la Dictadura. Y el Gobierno ha desarrollado una completa web en la que vende sus logros. Aquí entran desde la nomenclatura de calles o cuarteles hasta las estatuas de Franco, pasando por escudos, placas, vidrieras e, incluso, soldados de juguete.

Uno de los casos más destacados fue el de la retirada en Madrid de la estatua ecuestre del caudillo en 2005, de madrugada y sin apenas testigos. Pero también ha habido «patinazos», como cuando en 2009 el Ayuntamiento de Sevilla quitó la calle del General Merry (un militar de la Guerra de Cuba) y se la dedicó a Pilar Bardem. O el de Cáceres en 2010, que retiró un escudo de los Reyes Católicos pensando que era franquista. En lo que se refiere a la Administracion del Estado, se han retirado ya 608 vestigios. Junto a esto, un total de 11 bases militares se han visto obligadas a cambiar de nombre y muchas de sus calles también, como la dedicada a Ponte Anido, un soldado de la División Azul que dio su vida para evitar que un carro de combate ruso atacara un hospital. Pesó más su pertenencia a la División que su acto.

La fosa de Lorca
Tras un auténtico laberinto judicial y administrativo, además de un gasto de miles de euros, la Junta de Andalucía fracasó en su intento de recuperar los restos del poeta, que no estaban en los terronos de Alfácar (Granada).

Subvenciones
Desde 2006 el Ejecutivo del PSOE no ha parado de conceder ayudas para un sinfín de trabajos y documentales propagandísticos sobre la República o el socialismo. Incluso el dinero ha llegado a asociaciones belgas o marroquíes. En total, son más de 25 los millones destinados a monumentos, exposiciones, documentales, estudios, congresos, viajes, exhumaciones... De todo.

Valle de los Caídos
Es, en cierto modo, la despedida de los socialistas en lo que se refiere a Memoria Histórica. La Comisión de Expertos designados por el Ejecutivo emitió la pasada semana un informe en el que, además de considerar necesario un gasto de unos 13 millones, se instaba a sacar los restos de Franco. Algo, esto último, que criticaron muchos historiadores por tratarse de una politización más de la Historia. Ahora, el PP deberá decidir qué hace.

 

Soldaditos de juguete «peligrosos»
Cinco figuritas de juguete que se encontraban en el Museo del Traje de Madrid (Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico) aguardan destino en un almacen. Son tres soldaditos y dos jinetes de la Guardia Mora de Franco que no superan los 7 centímetros de alto y que, según la Ley de Memoria Histórica, exaltarían, de algún modo, el franquismo. Al ser Bienes de Interés Cultural y formar parte de la colección estable del Museo, esperan a que se defina un plan que decida su futuro.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs