MENÚ
lunes 14 octubre 2019
05:44
Actualizado

El acto se celebrará en el marco del XIV Congreso Nacional de San Sebastián

Los hosteleros rinden homenaje a la familia Cándido por su labor

  • Los hosteleros rinden homenaje a la familia Cándido por su labor

Tiempo de lectura 2 min.

11 de abril de 2012. 22:11h

Comentada
12/4/2012

Segovia- La familia de Cándido, Mesonero Mayor de Castilla, será una de las diecisiete sagas homenajeadas en el XIV Congreso Nacional de Hostelería por toda una vida dedicada al sector. Hasta la cita, que se celebrará del 16 al 18 de abril en San Sebastián, se desplazará Alberto Cándido López, hijo de Cándido, quien mostró su «satisfacción e ilusión por representar a nuestra Comunidad en la cita más importante de la hostelería de España».

Asimismo, destacó la labor que, desde su padre y sus generaciones pasadas, así como las presentes, llevan a cabo para continuar con el legado del Mesonero Mayor de Castilla. «Es impresionante donde llegó mi padre colocando un cochinillo en la mesa», añadió.

Alberto Cándido López hizo especial hincapié enl a innovación que supuso para la gastronomía la puesta en carta del cochinillo segoviano, en gran parte gracias al trabajo de su madre Patro. «Ambos dieron sabor a esta casa», explicó.

Legado exitoso
Junto a sus hijos, gestiona el Mesón de la Plaza del Azoguejo, la Fundación que lleva el nombre en la que se creó recientemente el Canal Cándido TV, «a través de la que ya hemos recibido más de 30.000 consultas», así como el Hotel Cándido, «nuestro colofón».
La «enorme visión empresarial» de Cándido, como señala su vástago, viene de lejos.
Maravillado por las reuniones de la élite cultural de Segovia que se reunía en el Café de La Unión, y en la que se daban cita nombres como Antonio Machado o el Marqués de Lozoya, con sólo doce años, Cándido propuso al propietario del establecimiento trabajar en el afamado establecimiento. La negativa constante por su menoría de edad hizo al mesonero dormir a las puertas del Café de La Unión, la noche que cumplía catorce años, edad permitida para trabajar. Este empeño, señaló Alberto Cándido López, hizo que comenzara a trabajar de botones el 30 de noviembre de 1917 y a codearse con esta élite intelectual segoviana, informa Ical.
 

Últimas noticias