MENÚ
martes 18 junio 2019
14:28
Actualizado

Ante el paro general

La Sanidad planta a los sindicatos y no hará huelga el 29-M

Las organizaciones profesionales creen que se trata de una «convocatoria política» y que «no es el momento»

  • La Sanidad planta a los sindicatos y no hará huelga el 29-M

Tiempo de lectura 4 min.

19 de marzo de 2012. 03:15h

Comentada
19/3/2012

MADRID- La Sanidad, el mayor empleador público de España, no concurrirá a la huelga general convocada por las centrales mayoritarias para el próximo 29 de marzo. Según fuentes consultadas por LA RAZÓN, los dos principales sindicatos de médicos y personal de enfermería no participarán en una protesta que pierde fuerza con el plante sanitario. Tanto la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) como el Sindicato de Enfermería (Satse) avanzaron a este diario que «ni van a ser convocantes de la huelga general ni van a secundarla» como en anteriores convocatorias. 

Ambos sindicatos, mayoritarios en su ámbito, coinciden en que «no es el momento» de paralizar un sector clave y consideran la convocatoria de UGT y CC OO «una huelga política» con motivaciones que van más allá de los objetivos de calidad asistencial, mejora de las condiciones laborales y desarrollo profesional.

El «no» rotundo de la mayoría de trabajadores sanitarios implica que cerca de medio millón de empleados públicos trabajarán con normalidad el 29-M a pesar de que tanto UGT como CC OO aseguran que el Ejecutivo de Mariano Rajoy prepara futuros recortes, privatizaciones, copagos y despidos en el ámbito sanitario. Las centrales mayoritarias tampoco cejan en su empeño de señalar al Gobierno y a las comunidades gobernadas por el PP como principales instigadores de un presunto desmantelamiento del Estado del Bienestar, cuyo principal pilar junto con la Educación es, precisamente, la Sanidad.

El sindicato de médicos representa a unos 95.000 facultativos que ejercen en la Sanidad pública y el de enfermería a 90.000 trabajadores. A este plante se suma el del sindicato que representa a los auxiliares de enfermería (SAE).

En anteriores convocatorias, todos ellos han responsabilizado a las sindicatos de clase de haber agravado la situación de la Sanidad pública al hacer «seguidismo» a la política del PSOE y de olvidarse de las demandas de los trabajadores sanitarios frente a los sucesivos recortes del anterior Ejecutivo socialista, que culminaron con la mayor rebaja de sueldos de la historia de la Sanidad en mayo de 2010, cuando los médicos vieron rebajados sus sueldos en el entorno del 7% y los enfermeros sobre el 5%.
 
Tanto CESM como Satse denuncian que las centrales mayoritarias «han defendido que al médico se le castigue doblemente: primero por ser trabajador público y luego por tener unas nóminas ligeramente superiores al trabajar más tiempo que el resto de empleados públicos» como consecuencia de las guardias, que suponen de 900 a 1.000 horas extraordinarias más. Ambas organizaciones acusaron en su momento a UGT y CO OO de haber estado «tapando» la situación de crisis, en apoyo del anterior Gobierno del PSOE, y de ser cómplices del «despilfarro» de recursos públicos para ocultar la profundidad de la situación económica. Una política que, según CESM y Satse han llevado a la Sanidad pública a una situación crítica, por lo que no descartan medidas de presión «en solitario». En este sentido, estiman que la huelga general llega, como en anteriores paros, en «mal momento» pues supone un mayor coste para los empleados públicos, a los que se les hace pagar los efectos de la crisis.

Por su parte, el presidente del Consejo General del Colegio de Médicos, Juan José Rodríguez Sendín, aseguró que con la actual crisis no resulta «ético» sumarse al paro pese a las «deficiencias» del  sistema sanitario.

Últimas noticias