y euforia en los mercados

El mercado fue ayer un terreno abonado para los avances y tanto la renta variable como la renta fija índices cumplieron con las previsiones tras la aprobación del plan de ajuste en el Parlamento griego.

DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»
DESCARGUE EL GRÁFICO COMPLETO EN «CONTENIDOS RELACIONADOS»

MADRID- Pese a que los inversores saben que lo peor aún no ha pasado, ya que Grecia sólo ha logrado un balón de oxígeno temporal para responder a sus obligaciones con los inversores hasta julio, los repuntes fueron generalizados. El fantasma del «default» se aleja, de forma momentánea, de los periféricos europeos.
El Ibex recuperó los 10.000 puntos de forma holgada gracias a un rebote del 2,08%, por encima de la subida media de las grandes plazas de la UE, que fue del 1,8%. Tras dos sesiones alcistas, el principal selectivo del mercado nacional recupera las ganancias anuales y el superávit respecto al cierre del pasado ejercicio ya es del 2,89%.
Los inversores redujeron la presión sobre los países periféricos en el mercado secundario de deuda soberana y las primas de riesgo cayeron de forma significativa. En el caso de España, la rentabilidad del bono a diez años descendió hasta el 5,572%, lo que dejó el diferencial respecto a Alemania en los 259 puntos (un 2,59%), por los 276 puntos de la víspera. La brecha de la confianza sigue siendo importante, pero el mercado otorga a nuestro país un merecido respiro tras los sucedido en las dos sesiones anteriores. En el caso de Grecia, el riesgo país pasó de los 1.380 a los 1.343 puntos.