MENÚ
miércoles 13 noviembre 2019
12:14
Actualizado

«Achilifunk»: la rumba es «cool»

- Los Chichos, Los Chunguitos, Peret vuelven a estar de moda... en el extranjero como parte de un sonido único en el mundo.

Tiempo de lectura 2 min.

25 de febrero de 2008. 00:00h

Comentada
25/2/2008

En España ni llegó a ser disco de oro, ni se habló de él en la «tele», ni tuvo portadas en las revistas de tendencias. Solamente alguna crítica entusiasta y poco más. Pero, para sorpresa de muchos, la publicación musical más arriesgada y respetada del planeta encumbró como «mejor recopilación del año 2007» el álbum «Achilifunk: Gipsy Soul 1969-1979» (Love Monk). Se trata de una poderosa colección de joyas rumberas firmadas por artistas tan populares como Los Chorbos, Los Chichos, Los Chunguitos, Gato Pérez o el gran Peret. El disco no da respiro y noquea al oyente con insospechados rodillos sonoros como el «Pares o nones» de Los Marismeños.Todo un despliegue de vitaminas soul y sustancia gitana fundidas de manera explosiva. Podría encajar sin problemas en una escena clímax de Quentin Tarantino.
¿Argumentos de la revista británica para hacer la ola a este disco? Traducimos: La canción «Paco, Paco, Paco» de Encarnita Polo, funde la psicodelia multicolor de George Martin (productor de los Beatles) con voces aflamencadas y un coro tan seguro y sobrado como Michael Caine. Otro fragmento: «Sólo por las dos canciones de Encarnita Polo ya merecería la pena pagar el precio completo del álbum, pero no se preocupen: aquí hay quince gemas».

Estética psicodélica y kitsch
El crítico Clive Baker se deshace en elogios ante esta colección coherente pero a la vez ecléctica, que abarca rock, rumba, soul, extravagancias «disco» y anarquía guitarrera. Por cierto: no es un reconocimiento aislado. Por ejemplo, la revista «Songlines», referente de las llamadas «músicas del mundo», otorgó al disco que nos ocupa cuatro estrellas sobre cinco. «Achilifunk» desprende el aroma de las cosas bien hechas. La selección de Txarly Brown, diseñador y DJ barcelonés, suena impecable. Además se incluye un grueso libreto informativo de 116 páginas. Todo en glorioso color para dejar constancia de la estética de la época, con un pie en la psicodelia y otro en el «kitsch» caló.
Tanto Brown como el periodista de «The Wire» intentan situar esta explosión creativa en su contexto sociológico. Baker arranca su reseña escribiendo que «En la recta final de la dictadura franquista, Sevilla, Madrid y Barcelona parecían competir para ver quién hacía canciones más valientes y fiesteras, mezclando sin ningún miedo todo lo que les pillaba a mano y obteniendo un sonido que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo».
¿Tendremos que esperar a que un afamado pinchadiscos inglés o americano diga que esto «mola» para que pensemos que la rumba española setentera es lo más «cool» del planeta? Sinceramente, y por esta vez, descubrámoslo nosotros. Este espléndido «Achilifunk» nos lo pone más fácil que nunca.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs