Alerta con los resfriados de verano

Unos 2 millones de españoles los sufren, en el 80 por ciento de los casos por cambios bruscos de temperatura relacionados con el aire acondicionado. Los médicos de Atención Primaria lanzan una campaña de consejos para evitar y combatir los resfriados de verano

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) han lanzado hoy una campaña de consejos para evitar y combatir los temidos resfriados veraniegos, una dolencia que afecta cada año a unos dos millones de españoles –el 20 por ciento de la población– y que en el 80 por ciento de los casos, está vinculada a los cambios bruscos de temperatura generados con el mal uso o abuso del aire acondicionado. Paloma Casado, vicepresidenta de Semergen fueron las encargadas de presentó esta campaña –en colaboración con los laboratorios Vicks–, en la que se distribuirán un total de 100.000 trípticos informativos sobre qué es un resfriado de verano, los factores que lo pueden empeorar, cuales son sus causas y también sus síntomas. ¿Cómo son?Según explicó a Europa Press Casado, «no existen diferencias entre los resfriados de verano e invierno, ya que son generados por los mismos virus –que proliferan más en invierno por el frío–, presentan los mismos síntomas y se contagian igual». Se diferencian de otros cuadros, como el de la gripe A, por su evolución, que no suele ser grave ni superar los 37 grados de fiebre. Los principales culpables de la aparición de resfriados durante el verano son los sistemas de aire acondicionado que se usan a una temperatura demasiado baja o con el chorro de aire excesivamente directo sobre el usuario, algo que ocurre también con el uso de ventiladores tradicionales y que debe evitarse. «Lo mejor es mantener la temperatura entre los 22 y 24 grados», puntualizó Casado. Otro problema que pueden causar estos sistemas de climatización son sequedad de garganta y heridas en el interior de la nariz, ambos relacionados con la falta de humedad en el ambiente. «Para evitar este tipo de de problemas se deben usar humidificadores, sobre en las oficinas, donde el problema se puede intensificar», indicó la experta, quien recomienda una humedad «por encima del 30 por ciento». El segundo factor causante de los resfriados veraniegos son los cambios bruscos de temperatura que pueden producirse cuando, para combatir el calor, se recurre a mojarse con el agua de fuentes o con botellas, como ocurre estos días en muchas fiestas de España.

Asimismo, se desaconseja exponerse demasiado al sol, tomar bebidas o alimentos demasiado fríos o calientes y frecuentar ambientes poco ventilados o con factores químicos irritantes, como los insecticidas, los productos de limpieza o los ambientadores. Por contra, lo recomendable es aumentar el consumo de líquidos, seguir una dieta equilibrada, lavarse las manos con frecuencia y airear las habitaciones donde haya personas acatarradas. Además, la doctora apuesta por emplear chaquetas ligeras o pañuelos para proteger el cuello del aire acondicionado de los lugares cerrados.