MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
05:08
Actualizado

Alucinógenos contra la esquizofrenia

Un equipo internacional estudia los efectos de las drogas para tratar los ataques psicóticos de los esquizofrénicos.

Tiempo de lectura 2 min.

25 de febrero de 2008. 00:00h

Comentada
25/2/2008

Madrid- La esquizofrenia es una enfermedad mental común. Con un marcado componente hereditario, afecta a alrededor del uno por ciento de la población a edades tan tempranas como los 15 años. Sus síntomas se caracterizan por alucinaciones, paranoias y delirios, a menudo descritas por los pacientes como «voces» en sus cabezas.
Un estudio dirigido por el español Javier González-Maeso, de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí, en Nueva York, revela que los episodios psicóticos de los enfermos de esquizofrenia guardan un gran paralelismo con los efectos de drogas alucinógenas como el ácido lisérgico y los hongos psilocibes.
Bloquear el efecto de la droga
En un artículo que publica «Nature», el equipo, integrado por los también españoles Luis Callado y Javier Meana, del Departamento de Farmacología de la Universidad del País Vasco, describe cómo los receptores cerebrales de la serotonina y el glutamato se combinan para desencadenar el proceso alucinatorio y que, activando el segundo de ellos, se bloquea el efecto de las drogas.
Estos neurotransmisores están implicados en numerosos mecanismos cerebrales. El glutamato afecta al aprendizaje y la memoria, mientras que la serotonina inhibe la agresividad y controla los cambios de humor, la temperatura, el sueño y la función sexual, entre otros.
«Los fármacos modernos contra la esquizofrenia ya van dirigidos a los receptores de la serotonina», explica a LA RAZÓN Luis Callado. «Hemos descubierto que la interacción de estos receptores cerebrales con los del glutamato desencadenan un mecanismo ligado a los episodios alucinatorios que causan la esquizofrenia y las drogas psicoactivas».
El experimento, realizado sobre ratones de laboratorio, sugiere que la activación artificial de los mencionados receptores neurolépticos mediante nuevos fármacos «puede modular los efectos de las drogas, reduciendo los efectos de los ataques psicóticos» que sufren muchos esquizofrénicos.
Los autores muestran en su trabajo que el receptor metabotrópico del glutamato «mGluR2» interactúa con el receptor serotónico «2AR» para formar un complejo funcional en el cerebro que es activado por las drogas alucinógenas. Esto implica que la estimulación con fármacos de uno de los receptores afecta a la señal celular y neuronal dependiente del otro.
El trabajo muestra que la activación de «mGluR2» bloquea los efectos de las drogas alucinógenas y que los fármacos y drogas que actúan estimulando el receptor podrían comportarse como potenciales nuevos antipsicóticos al ejercer un efecto inhibitorio de las funciones del receptor asociado «2AR».

Últimas noticias