MENÚ
miércoles 23 enero 2019
09:26
Actualizado

Azafrán: ayuda natural contra los síntomas de la depresión

  • Azafrán: ayuda natural contra los síntomas de la depresión
    Azafrán: ayuda natural contra los síntomas de la depresión
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

20 de febrero de 2009. 13:14h

Comentada
Madrid. 20/2/2009

Conocido como el «oro rojo», el azafrán está considerado como la especia más cara del mundo. Países como India, Japón o China siempre han confiado en las bondades terapéuticas de este producto. Algo que la ciencia occidental ha redescubierto en los últimos años. Más allá de su elevado poder colorante, fuerte aroma y sabor ligeramente amargo, «desde la Antigüedad se ha empleado como planta medicinal y se le han atribuido muchos beneficios para la salud como descongestionante, antiespasmódico, expectorante, sedativo y antidepresivo», explica Cristina Sáenz Grandes, dietista-nutricionista del Instituto de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Navarra (Icaun).

Antídoto natural
Debido al interés que ha suscitado entre la comunidad científica esta especia, en los últimos años se han desarrollado diferentes estudios con el objeto de analizar y esclarecer sus propiedades terapéuticas. En concreto, investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán (Irán), principal productor de azafrán a nivel internacional, han demostrado, recientemente, la eficacia del azafrán en el tratamiento de la sintomatología de la depresión y la ansiedad. En concreto, tras seis años de investigación una de las investigaciones realizadas, publicada el pasado mes de enero en la revista «Progress in Neuro-Psychopharmacology & Biological Psychiatry», compara el principio activo del azafrán (crocus sativus) con la fluoxetina, más conocida como Prozac. Asimismo, se comparó con el uso de otro medicamento, la  imipramina,  a la hora de tratar la depresión leve a moderada y también se demostró su efectividad. En opinión del doctor Juan José Aracama, especialista en Medicina Interna, Endocrinología y Nutrición, «dado el momento actual que vivimos resulta muy positivo que exista un complemento alimenticio con propiedades tan buenas como la de otros fármacos y que, además, los efectos secundarios indeseables sean mínimos». En concreto, este suplemento nutricional supone la primera solución natural ante cambios leves o moderados de humos, irritabilidad, alteraciones cíclicas del estado de ánimo, intranquilidad o desasosiego, problemas de sueño o pérdida de ilusión por las cosas cotidianas. En concreto, «posee 117 miligramos de safranal, extracto del azafrán, 110 miligramos de óxido de magnesio y 1,1 miligramos de vitamina B6», matiza Aracama.
No obstante, Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense y vicepresidenta del centro de Investigación sobre Fitoterapia, (Infito) advierte que «los pétalos de la flor, a una dosis de 30 miligramos al día, parecen poseer propiedades antidepresivas comparables a fármacos como fluoxetina e imipramina, si bien han sido pocos los estudios clínicos realizados, tan sólo tres y con un número pequeño de pacientes». Todavía hay más. En la actualidad, las investigaciones se orientan en la búsqueda de dos tipos de compuestos bioactivos presentes en la planta del azafrán. Sáenz explica que se trata de «compuestos carotenoides de los estigmas de la planta (crocina y crocetina). Además de ser potentes antioxidantes, se está estudiando su papel anticancerígeno y protector de enfermedades vasculares».
Uno de los principales compuestos del azafrán, la picocrocina, «por su carácter amargo estimula el apetito y las secreciones gástricas. La presencia del aceite esencial justifica, por tanto, su eficacia frente a la flatulencia», matiza Ortega.  Asimismo, también se ha podido comprobar, según esta experta, «en animales la actividad antiinflamatoria en fase aguda y crónica y la actividad analgésica periférica de los extractos obtenidos a partir de los estigmas, lo que justifica su empleo por vía tópica en inflamaciones gingivales».
Otra de las virtudes que se le atribuyen al «oro rojo» es la de contribuir a reducir los síntomas del síndrome premenstrual. Un estudio elaborado por científicos de la mencionada Universidad Iraní  y dirigido por M. Agha-Hosseini, y publicado, en abril de 2008 en la revista «International Journal of Obstetrics and Gynaecology», revela que las mujeres que toman dos cápsulas de azafrán, dos veces al día, durante el ciclo menstrual tienen un 50 por ciento menos de síntomas premenstruales como calambres, irritabilidad y fatiga.

Tóxico
Desde el punto de vista culinario, el empleo del azafrán tiene, para Sáenz, «el objetivo de estimular el sabor y conferir a los platos un gusto especial pero sin llegar a enmascararlo como, sucede, por ejemplo con la paella, estofados e, incluso en la elaboración de dulces, jarabes y licores». Pero no todo son bondades. Ortega alerta de que «a concentraciones elevadas puede resultar tóxico. De hecho, dosis superiores a cinco gramos, algunos autores elevan hasta diez, puede provocar trastornos nerviosos, renales y ser causa de aborto. Como medicamento, está contraindicado en el embarazo». A modo de prevención y dado que los informes en cuanto a la toxicidad y seguridad son confusos, Sáenz aconseja «no utilizarlo en forma de suplemento».
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs