MENÚ
domingo 19 mayo 2019
11:05
Actualizado

Dice, a coro con Esperanza Aguirre, que sólo hay futuro con principios y sin complejos

Aznar avisa al PP de que tiene que salir «a jugar el partido y no a heredar»

  • Aznar avisa al PP de que tiene que salir «a jugar el partido y no a heredar»
    Aznar avisa al PP de que tiene que salir «a jugar el partido y no a heredar»
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

22 de noviembre de 2008. 23:59h

Comentada
Madrid. 23/11/2008

Como en los viejos tiempos cuando estaba en prímea línea de la política. En cierta forma, José María Aznar recordó ayer desde la tribuna al político que en 2003, en plena ofensiva de la izquierda por la guerra de Irak, se calzó las botas y contra pronóstico logró que el PP ganara las elecciones autonómicas y municipales. Luego, cuando ya no era candidato, llegó la derrota de 2004.
Lleno de energía, con sentido del humor y, sobre todo, con su mensaje de siempre. El ex presidente del Gobierno barrió ayer de calle en el congreso de los jóvenes populares madrileños, al que no asistió ningún miembro de la actual cúpula de Génova, ya que estaban ocupados –según explicaron– con los otros congresos territoriales del partido. Sí asistieron bastantes diputados nacionales.  La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, le cedió el puesto de honor de la clausura y él lo aprovechó para hurgar sin piedad en todos los puntos flancos del adversario, de Rodríguez Zapatero, y para dejar mensajes en clave interna. «El Gobierno no tiene principios ni complejos» y a eso se le llama «desfachatez o descaro», advirtió, con cierta retranca. A coro con la presidenta madrileña reivindicó la libertad y alertó sobre aquellos que ahora aprovechan la crisis para recuperar posiciones intervencionistas de la «socialdemocracia apolillada». También de la mano de ella apeló a los «principios», esa  palabra con tanta carga interna después de que en el congreso de Valencia fuera levantada como bandera por el sector más crítico con la gestión de la renovación impulsada por Mariano Rajoy.  Sin principios y con complejos no hay futuro, alertó Aznar. Como tampoco lo hay –de acuerdo con su experiencia– cuando el PP no juega el partido pensando en ganar, sino en «heredar» del adversario. A buen entendedor con pocas palabras basta, y en las filas populares esta advertencia se interpreta como un claro toque de atención ante la teoría, defendida por miembros de la dirección nacional del PP y por asesores áulicos de Rajoy, de que no hay que movilizar al contrario y hay que hacer una oposición de perfil plano. Todo proyecto, recalcó, necesita de un buen entrenador, una buena estrategia, una buena oposición y salir a ganar.
El presidente de FAES recordó al PP que tiene la obligación de recuperar la oferta de un gran proyecto nacional que coloque a los españoles fuera del «saco de la resignación». El problema económico es muy grave –«la crisis va a ser muy larga y muy dura»–, y, ante esto, su receta  es decirle la verdad a los españoles y tener coraje para tomar las decisiones, por antipáticas que sean, que necesita el país. Pero, además, Aznar considera que el PP no debe abandonar el discurso españolista, es decir, que tiene que continuar siendo el partido que «defiende los valores que unen a todos los españoles». «Necesitamos recuperar el rumbo de un futuro que diga que queremos volver a ser una de las mejores democracias del mundo y que no queremos que nos sigan prestando sillas», sentenció.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs
Política USA by José María Peredo
Europas