MENÚ
jueves 18 julio 2019
01:18
Actualizado

La oposición critica que se engorde el organigrama de altos cargos en plena recesión

Carod ignora la crisis y crea una Viceconsejería de Asuntos Exteriores

  • Carod ignora la crisis y crea una Viceconsejería de Asuntos Exteriores

Tiempo de lectura 2 min.

24 de noviembre de 2008. 00:00h

Comentada
24/11/2008

barcelona- Cuando en 2003 llegó a la Generalitat de Cataluña, el tripartito se comprometió a recortar el exceso de personal, que a su juicio, había en el Gobierno de CiU. Pero el compromiso, se ha quedado sólo en palabras. En cinco años de gobierno de izquierdas, el personal al servicio de la Generalitat ha pasado de 126.500 a 180.000 personas. En 2003, el número de altos cargos era de 150 y hoy es de 242. Ahora que hay crisis, en vez de apretarse el cinturón, el vicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod Rovira, está en el punto de mira, precisamente, por engordar el organigrama de altos cargos y miembros de confianza del Govern. ¿Quién dijo crisis? Carod nombrará a la actual secretaria de Asuntos Exteriores, Roser Clavell, viceconsejera de Exteriores, un cargo inédito hasta el momento. La jugada de Carod está amparada por la nueva ley de Presidencia de la Generalitat y de Govern que el Parlament aprobó el pasado 22 de octubre con los votos del tripartito. La nueva ley, además de regular el cargo de Carod como vicepresidente, prevé la posibilidad de nombrar viceconsejeros en los departamentos de la Presidencia y la Vicepresidencia. Carod se ha adelantado al presidente de la Generalitat, José Montilla, en el estreno de la ley con el nombramiento de Roser Clavell. Pero la jugada, en vez de aplausos, le ha reportado abucheos. El vicepresidente de la Generalitat defendió ayer desde Olot (Gerona) que con este nombramiento contribuye a fortalecer la presencia internacional de Cataluña. La oposición no se ahorró las críticas. La presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, instó a Montilla a frenar la creación del viceconsejer de Asuntos Exteriores. Tachó el cargo de «innecesario», pues «no aporta nada y aumenta el gasto». Clavell, ahora cobra en condición de directora general 87.600 euros. Qué cobrará como viceconsejera es una incógnita porque su nombramiento no está previsto en el presupuesto de la Generalitat de 2009.

Últimas noticias