Egipto lanza un órdago por Nefertiti

Egipto lanza un órdago por Nefertiti
Egipto lanza un órdago por Nefertiti

Las autoridades egipcias reclaman a Berlín la devolución del busto de Nefertiti, la reina del Nilo de 3.400 años de edad que arqueólogos alemanes hallaron en el Valle de Amarna en 1912 y sacaron del país ilegalmente, según Egipto. «Tenemos buenos argumentos para su devolución» y «los presentaremos pronto para sustentar la reclamación», afirma el secretario general del Consejo Superior de Antigüedades egipcias, Zahi Hawass, al dominical del diario berlinés «Der Tagesspiegel». El busto de Nefertiti no es uno más entre las 5.000 piezas artísticas que, según cifras de Egipto, fueron sacadas del país de forma más o menos fraudulenta. Es un «tesoro de excepción para nuestra cultura», prosigue Hawas. Egipto ya reclamó, sin éxito, a Adolf Hitler la restitución del busto, llamado «La Mona Lisa» de la antigüedad. En los últimos tiempos se sucedieron peticiones más o menos formales para, por lo menos, poder exhibir la pieza de forma temporal en museos egipcios, pero hasta ahora Berlín no accedió alegando los riesgos que supondría tal transporte. Ahora, Hawass se propone elevar la reclamación al plano oficial y sustentado en documentos. El problema es que el busto de la esposa del faraón Akenaton no sólo es tesoro preciado para su país de origen, sino también un imán museístico y seña de identidad de Berlín, presente en todas sus guías turísticas. El busto, considerado el más bello del mundo, será este año la estrella del reestreno, el próximo octubre, del Neues Museum, la última pieza que quedaba por recuperar de la Isla de los Museos de Berlín, destrozado por los bombardeos en la Segunda Guerra Mundial y ahora rediseñado por el arquitecto británico David Chipperfield. La reforma deja al aire las cicatrices del tiempo y no recompone lo que quedó destruido, sino que lo sustituye por materiales nuevos, piedra blanca, rectas columnas, suelos de madera y estructuras de acero. El busto no sólo es pieza codiciada por Egipto y Berlín sino que además ha inspirado a expertos y científicos. Recientemente, una tomografía computerizada reveló el verdadero rostro de la reina Nefertiti, oculto bajo la capa externa de la escultura. De acuerdo con este análisis, hecho por el Imaging Science Institute de Berlín, la reina tenía arrugas en la comisura de los labios y en las mejillas, unos pómulos menos prominentes y una nariz imperfecta. (Efe)