MENÚ
jueves 18 julio 2019
00:10
Actualizado

El Banco de España obliga a Jaime Botín a escalonar sus compras en Bankinter

La carrera por el primer puesto del accionariado de Bankinter tiene, de momento, un ganador con acento francés.

Tiempo de lectura 4 min.

26 de febrero de 2008. 00:00h

Comentada
26/2/2008

Madrid-El Banco de España (BE) quiere que sea la cautela quien marque la pauta en el proceso de cambio accionarial que vive actualmente Bankinter y, por ello, ha decidido graduar el avance en el capital del banco a su propio fundador, Jaime Botín.
El BE informó ayer al empresario que limita al 24,99% el porcentaje que puede alcanzar en Bankinter, frontera que contrasta con la concedida recientemente a su competidor por la mayoría accionarial, Crédit Agricole. Según ha podido saber este periódico de fuentes cercanas a la entidad supervisora, la intención del Banco de España es que Botín «escalone su toma de participaciones en el banco».
De este modo, una vez que Botín, a través de su sociedad de inversión Cartival, haya articulado la compra del 24,99% de Bankinter tendría la posibilidad de volver a pedir autorización al supervisor para alcanzar el 29,9%. A la hora de conceder este tipo de autorizaciones, el Banco de España exige a los potenciales compradores documentación que respalde que tienen suficiente músculo financiero como para poder afrontar la compra del 33% del capital, aunque queda en manos de dichos compradores «plantarse» en el máximo legal en el que no es obligatorio lanzar una opa por la totalidad del capital.
Este es el caso de Crédit Agricole, actual primer accionista de Bankinter, quien el pasado jueves recibió «luz verde» para trasladar su meta al 29,99% de capital del banco que preside Pedro Guerrero, tal y como había solicitado meses antes. El banco francés indicó entonces que no tiene prisa por alcanzar dicho porcentaje y que, por tanto, la adquisició la llevará a cabo en dos tramos. Un primer salto hasta el 25% y un segundo hasta el 29,9%.
En cualquier caso, y aunque por el momento la entidad gala juega con ventaja frente al empresario español, algunos expertos señalan que el antiguo banco emisor ha sido ecuánime a la hora de concecer sus autorizaciones ya que a ambos competidores les ha concedido un incremento de su posición cercano a los diez puntos porcentuales. En concreto, Crédit Agricole ostenta un 19,31% de Bankinter, mientras que Cartival cuenta con algo más del 16%.
Además, no hay que perder de vista el aspecto emocional que rodea la operación y que Bankinter ha tenido tradicionalmente una forma diferente de hacer banca para la que nunca ha querido socios, por lo que son más que probables futuras asociaciones entre los accionistas «de toda la vida».
Así, la familia Masaveu, con casi un 5,5%, Caja Madrid, con un 4,8%, u otros socios cuya participación ronda el 1% podrían ser el trampolín que diera el impulso a la «opción Botín» por encima de la francesa, en especial, de cara a la junta de accionistas que celebra la entidad española en abril, momento en que podría peligrar la estabilidad de su consejo.
En este sentido, los empleados de Bankinter, con un 4,7% del capital, también juegan un papel decisivo. Ayer mismo se conoció que tres directivos de la entidad han propuesto a los trabajadores del banco que poseen acciones -el 76% de la plantilla- que sindiquen su voto y así contar con una postura común de cara a la junta de accionistas, así como para cualquier asunto que pudiera requerirlo.
El peso de la plantilla de banco en su capital se incrementó desde el 2,61% hasta el 4,7% actual, después de que la entidad realizara una conversión anticipada de obligaciones convertibles el pasado 10 de enero. Con la delegación voluntaria de estos votos, Bankinter estaría en mejor posición para impedir que Crédit Agricole entrara a formar parte de su consejo de administración, algo que la entidad gala no ha pedido de manera formal hasta el momento,y que, por otro lado, se toparía provablemente con el rechazo del banco español, alegando para ello razones de competencia.

Últimas noticias