El Consell teme que la Comunitat llegue tarde al Corredor Mediterráneo

La Razón
La RazónLa Razón

Valencia- El pacto en infraestructuras que han alcanzado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el jefe de Estado de Francia, Nicolás Sarkozy, en materia de infraestructuras puede mermar la competitivad de la Comunitat a menos que el Ejecutivo español muestre su clara voluntad de acelerar la construcción de los tramos del Corredor Mediterráneo que afectan a la Comunitat Valenciana. El conseller de Infraestructuras, Mario Flores, explicó ayer que Sarkozy se comprometió a que el tramo de alta velocidad entre Lyon y Tarragona esté finalizado en 2012. Sin embargo si no se da un impulso a aquellos que afectan al territorio valenciano no estarán terminados hasta 2015 y, durante todo estos años, «se producirá una pérdida de competitividad para los puertos y las empresas valencianas», puesto que no estarán conectados de manera directa con los grandes mercados europeos. Aunque la semana pasada se licitó el estudio informativo del tramo entre Castellón y Tarragona, para Flores no es suficiente ya que para demostrar que de verdad existe determinación de llevarlo adelante, hay que iniciar las obras con planes de trabajo que permitan ponerlo en servicio en 2015. Por su parte, el portavoz de Infraestructuras del PSPV en Les Corts, José Antonio Godoy, exigió ayer al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, que tome ejemplo del trabajo que ha desarrollado Zapatero para situar el Corredor Mediterráneo como proyecto prioritario en la red transeuropea de transporte. Insistió en que el Gobierno socialista ha realizado un excelente trabajo desde 2005 que ha permitido recuperar un proyecto que el PP perdió en 2003 y criticó que el PP diera prioridad a otros itinerarios como el de la «Y» vasca.