MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
07:55
Actualizado
  • 1

El marido de Gómez Borrero a punto de morir en el terremoto

  • Paloma estaba en Roma cuando su marido sufrió el terremoto en L¿Aquila
    Paloma estaba en Roma cuando su marido sufrió el terremoto en L¿Aquila

Tiempo de lectura 2 min.

13 de abril de 2009. 22:48h

Comentada
13/4/2009

Todavía les dura el miedo, y ya han pasado días. A Esperanza Aguirre, a su marido, el marqués de Murillo, y al restaurador Arturo Fernández, les pilló el terremoto en el Hotel Majestic de la romana Via Veneto, donde también se alojaba la periodista Rosa Villacastín. «Se nos movió la cama varias veces, no entendíamos nada». Peor fue lo de Alberto, el marido de Paloma Gómez Borrero, propietario de una casa de campo almenada en la ciudad siniestrada. «El techo se le vino encima, estaba esperando nuestra llegada. Afortunadamente no pasó del tremendo susto, mi hijo mayor tuvo que recogerlo yendo en moto porque no podían acceder los coches. Todo ha quedado destruido», me cuenta la fraternal Paloma, que estaba retenida en Roma por las actividades pascuales del Papa.
Diferente temor es el de Ivonne Reyes. Hasta ahora había callado, quizá por un pacto de silencio o algún miedo. Pero parece dispuesta a descubrir su secreto: el nombre del padre de su hijo. Las circunstancias y la crisis obligan. Acaso revela lo que todos olíamos: que el niño nació tras una relación nada apacible con su entonces compañero televisivo, un nombre ya archivado como si hubiera cruzado el Mississipi.
Quiniela de paternidad
Se han barajado –lo de siempre– el nombre de un empresario fallecido al que Ivonne no llegó a conocer y el propietario de una compañía de altos vuelos al que llegué a preguntar. «¡Qué más hubiera querido yo!», fue su respuesta seguida de una carcajada. Está felizmente casado desde hace casi cuatro décadas, pero la posibilidad de que le liaran con Ivonne le llenó de vanidad. Lógico, como verla apuntar sin disparar para que confirmemos ya quién es el padre de la criatura.
Fue el runrún en un estreno tan evocador como el inevitable recuerdo a Corín Tellado –incluso más famosa en Hispanoamérica, abrió camino a los culebrones– o la nostalgia por Mari Trini. Sus temas son recordados en «50 años de pop en España», el espectáculo-antología del Reina Victoria. Allí acudieron, entre otros, Marlene Morreau, Carmen Sevilla y Juanito Navarro, dispuesto a resucitar la revista musical. «Se lo propuse a Lina Morgan, pero está acomodada y hasta miedosa. Es una revista de las de antes titulada "Con risas no hay crisis"».

Últimas noticias