MENÚ
lunes 22 abril 2019
13:59
Actualizado

Los menores que practican la «kale borroka» no podrán ser incomunicados

El Plan de Derechos Humanos puede dificultar la lucha contra el terrorismo

  • El Plan de Derechos Humanos puede dificultar la lucha contra el terrorismo
    El Plan de Derechos Humanos puede dificultar la lucha contra el terrorismo

Tiempo de lectura 2 min.

16 de diciembre de 2008. 00:03h

Comentada
16/12/2008

madrid-Algunas de las medidas incluidas en el Plan de Derechos Humanos, aprobado por el Consejo de Ministros y presentado ayer por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega en la ONU, en Nueva York, han causado una gran preocupación y malestar en medios antiterroristas consultados por LA RAZÓN. En concreto, según la referencia del Consejo, «en el terreno de la libertad personal y los Cuerpos de Seguridad del Estado» se establece la «prohibición de la detención incomunicada a menores de edad y las técnicas de grabación en dependencias policiales». Al parecer, se incluye también que los arrestados puedan ser visitados por médicos de su confianza. Estas medidas, subrayan las fuentes consultadas, pueden hacer ver a los que desconozcan la labor de las Fuerzas de Seguridad que los agentes antiterroristas son presuntos torturadores y los forenses de la Audiencia Nacional, presuntos prevaricadores. La realidad, en función de lo que ha pasado en estos años, es muy distinta: las denuncias de malos tratos que presentan los etarras (porque así se lo ordena la propia banda criminal) son archivadas en la práctica totalidad de los casos. Forman parte de una estrategia de los pistoleros destinada a desacreditar a la Policía y la Guardia Civil, y a presentar sus investigaciones, que tanto daño les hacen, como una consecuencia de interrogatorios irregulares. La lucha contra el terrorismo callejero, conocido como «kale borroka», que en muchas ocasiones es practicado por menores de edad, también va a sufrir problemas ya que no se va a contar con la incomunicación, absolutamente necesaria para las investigaciones. A partir de ahora, agregan, habrá detenciones, pero difícilmente se producirán desarticulaciones de los «comandos» en su conjunto, con los «zulos» y colaboradores de que dispongan, actividades en Francia, etcétera. El interrogatorio policial forma parte de las investigaciones y ponerle trabas, con el fin de evitar unos malos tratos que no se producen y dar garantías a personas que ya las tienen (con la visita de los forenses de la Audiencia Nacional), es dificultar la lucha antiterrorista con unas consecuencias que no tardarán en ponerse de manifiesto.

Últimas noticias