El PSOE redobla sus ataques a la Iglesia

Se aproximan las elecciones y arrecian los ataques del PSOE y sus militantes contra la Iglesia y los obispos.

La RazónLa Razón

Madrid- El PSOE y los intelectuales afines al partido del Gobierno echan más leña al fuego. En una entrevista concedida ayer a Radio Euskadi y recogida por Europa Press, el portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, explicó que «en las democracias, la Ley que se aplica no es la Ley sagrada que interpretan determinados obispos». A los prelados les recordó, además, que «no han sido elegidos por los ciudadanos democráticamente», e ironizó con «el caso de las mujeres, que tampoco están muy representadas en la Conferencia Episcopal». «Sería deseable que hubiera una aceptación mucho más clara por parte de algún sector de los obispos de lo que son las reglas democráticas y de la legitimidad democrática», remachó el dirigente socialista. López Garrido defendió la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Ejecutivo al subrayar que «ésta ha sido la Legislatura de la expansión de los derechos humanos y de la profundización de la democracia».

Las manzanas de Ibarra

Durante una rueda de prensa ofrecida el lunes en Mérida, el secretario general del PSOE en Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, diagnosticó «un problema de falta de autoridad» de los prelados ante sus feligreses. «Lo que están diciendo los pobres obispos es: "Oiga, no ponga usted más manzanas de Eva encima de la mesa, porque mis fieles se vuelven infieles y se tiran a por las manzanas"». Según el ex presidente regional, si los católicos «no se divorciaran, no abortaran y no se casaran con personas del mismo sexo», la Conferencia Episcopal no se vería obligada a decirle al Gobierno «haga usted lo que yo no soy capaz de hacer». Tras calificar a los prelados de «monotemáticos», les recomendó que predicaran que «no se pueden apoyar guerras injustas o que la pederastia es un pecado mortal».

Los actores afines al PSOE también se han dejado notar en precampaña. El pasado fin de semana, durante la presentación del manifiesto de la Plataforma de Apoyo a Zapatero (PAZ), que aglutina a casi 5.000 artistas e intelectuales, el director de cine José luis Cuerda arremetió con dureza contra la Iglesia y la «teocrcacia humillante y estúpida» que, a su juicio, quieren imponer los obispos. En el manifiesto, que también firmaron, entre otros, el cineasta Pedro Almodóvar, el artista Miquel Barceló (quien, hace un año, presentó su retablo en una de las capillas laterales de la catedral de Palma de Mallorca), el cantante Víctor Manuel, los deportistas Fermín Cacho y Gervasio Deferr y los presentadores Boris Izaguirre y Jesús Vázquez, se pide abiertamente el voto al PSOE «para que los obispos no se nos echen encima».

Más lejos llegaron las representantes de 72 organizaciones feministas de izquierda, que hace unos días presentaron 4.000 autoinculpaciones de mujeres por haber abortado. Al grito de «¡Vamos a quemar la Conferencia Episcopal por machista y patriarcal!», las representantes se personaron en los Juzgados de la plaza de Castilla de Madrid para presentar sus alegaciones.

También el actor Alberto San Juan, tras pedir «la disolución de esa cosa llamada Conferencia Episcopal», definió a la Iglesia, en una entrevista concedida a la web de Izquierda Unida, como «una catástrofe que insiste en jodernos la vida».