MENÚ
viernes 21 septiembre 2018
17:21
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

ADAPTACIONES / LA VERSIÓN ITALIANA DE «LOS SERRANO» BARRIÓ EN SU DEBUT Y MÉXICO COMPRÓ LOS DERECHOS DE «CUESTIÓN DE SEXO»

El triunfo de las series «made in Spain»

Los formatos de series  españolas se exportan a países como Turquía, República Checa, Canadá o Moldavia. Algunas rompen moldes fuera.

  • El triunfo de las series «made in Spain»
    El triunfo de las series «made in Spain» / Efe

Tiempo de lectura 4 min.

28 de febrero de 2009. 00:15h

Comentada
28/2/2009

La taberna de «Los Serrano» se convierte en un establecimiento de salchichas en la República Checa, en una tetería en Turquía o en una tasca romana en su versión italiana. La ficción española goza de muy buena salud en el extranjero y la prueba de ello es el estreno de la tercera temporada de «I Cesaroni», «Los Serrano» italianos, que ha alcanzado los 7,6 millones de espectadores y una cuota del 30,7% en su debut.
Cuando se habla de la exportación de series españolas al extranjero hay que distinguir entre la venta de la lata –la serie original en versión doblada– o el formato –la venta de derechos para una adaptación respetando el guión original y con actores nacionales–.  «Les damos una libertad de adaptación falsa porque controlamos los guiones y los clientes están dirigidos por la "biblia" de la serie» señala José Huertas, director general de Imagina Internacional Sales (ISS), distribuidora de Imagina –empresa resultante tras la fusión de Globomedia y Mediapro–. El periplo de las series de Globomedia fuera de nuestras fronteras comenzó hace diez años con «Médico de familia», pero la serie que ha roto todas las marcas ha sido «Upa dance». «Y eso que en algunos países como en Turquía la hemos tenido que censurar porque no se permitía ver a los chicos bebiendo una cerveza o fumando un cigarro», dice Huertas.
Jamón contra mortadela
Italia, Portugal, Grecia y Turquía son los países que más compran el producto español, pero las ficciones también han viajado a sitios tan exóticos como Moldavia, Egipto, Kazastan («Policías») o Macedonia. Pese a que pueda parecer un problema, el costumbrismo español que destilan «Aída», «Los hombres de Paco» o «Los Serrano» no es un impedimento a la hora de ofrecer el producto porque «a Resines le quitas el jamón y le pones mortadela y ya tienes la serie italiana, adaptando los chascarrillos al humor de cada país».
En cambio, Latinoamérica no es mercado fácil «porque tienen un género televisivo distinto y sus series son diarias, por lo que les cuesta mucho programar una semanal». La proximidad con el idioma no es una garantía porque «el lenguaje les suena mal, pero no los tacos de «Aída», sino el propio Emilio Aragón tomando un café en la cocina de "Médico de familia" les suena prepotente y grosero». Aunque ése no ha sido el caso de «Cuestión de sexo» (Cuatro), producida por Notro, que acaba de vender la tercera temporada a la plataforma mexicana de televisión MVS.
Dani Martín, ídolo en Canadá
Uno de los casos más curiosos es el de la serie «Cuenta atrás», que no funcionó bien es España pero que se ha convertido en un fenómeno allí donde se ha vendido. «Los productores querían comprar más capítulos y cuando les decíamos que no teníamos más se enfadaban. Si no hubiéramos desmontado todos los decorados, igual nos hubiéramos planteado hacer episodios sólo para exportarlos porque Dani Martín es un ídolo en Canadá». Las últimas series que se están moviendo por el mundo son «El internado», que en su versión francesa está grabándose en un castillo real, y «Águila Roja».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs