MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
23:03
Actualizado
  • 1

El Tribunal Supremo le aplica la «doctrina Parot» y será excarcelado en 2022 en lugar del próximo jueves ¿ Fue condenado a 273 años por dos asesinatos y 18 violaciones

«El violador del ascensor» seguirá en prisión

  • «El violador del ascensor» seguirá en prisión

Tiempo de lectura 2 min.

12 de diciembre de 2008. 00:24h

Comentada
12/12/2008

Madrid- Si el pasado noviembre era José Rodríguez Salvador, «el violador del Vall d¿Hebrón», quien tenía que volver a prisión después de que el Tribunal Supremo (TS) le aplicara la «doctrina Parot», ahora le ha tocado el turno al «violador del ascensor». Pedro Luis Gallego ni siquiera ha llegado a poner un pie en la calle, pero ya contaba las horas que faltaban para su excarcelación, que debía producirse la próxima semana. La Audiencia Provincial de Burgos había acordado, con el apoyo de la Fiscalía y de Instituciones Penitenciarias, aplicarle la doctrina a la que dio nombre el etarra Henri Parot (que supone aplicar los beneficios penitenciarios a cada una de las condenas impuestas y no de forma conjunta, lo que prolonga notablemente la estancia en prisión). La resolución argumentaba que, por encima del derecho a la reinserción social del condenado, en este caso había que ponderar «razones de prevención especial y de justicia» como funciones «legítimas» de las condenas impuestas. Pero su abogado recurrió esa decisión, una incertidumbre a la que ahora ha puesto fin el Tribunal Supremo, al ratificar la resolución adoptada por la Audiencia burgalesa, que denegó la puesta en libertad del condenado. En consecuencia, «el violador del ascensor» tendrá que esperar hasta noviembre de 2022 para recuperar la libertad. Así, Gallego pasará 30 años en prisión, el máximo legal (de los que ya ha cumplido 16). El fallo (cuyos argumentos se darán a conocer en los próximos días) contará con un voto discrepante, el del magistrado Joaquín Giménez. Gallego fue condenado a 273 años de cárcel por 18 violaciones en Valladolid y Salamanca y por los asesinatos de la joven vallisoletana Leticia Lebrato, en 1992, y de Marta Obregón cuatro años después. La «doctrina Parot» también frenó hace unos días el adiós a prisión del «violador del Vall d¿Hebrón», José Rodríguez Salvador, que después de recuperar la libertad en septiembre de 2007 (tras cumplir 16 años de los 311 a los que fue condenado por 16 agresiones sexuales) tuvo que volver a la cárcel el pasado 7 de noviembre para cumplir cuatro años más de condena tras una decisión similar del Supremo. Al margen de etarras, la «doctrina Parot» (que en febrero de 2006 se utilizó para impedir la excarcelación del sanguinario terrorista) también se ha esgrimido para mantener encarcelado a Gustavo Romero, «el asesino de Valdepeñas», condenado en abril de 2005, entre otros delitos, por el asesinato de una pareja de novios en la citada localidad manchega y por el asesinato de una joven de la que había abusado sexualmente.

Últimas noticias