MENÚ
lunes 14 octubre 2019
08:32
Actualizado

Elige la alternativa ecológicamente más dañina, con la que se ahorra 100.000 euros

Fomento proyecta una vía rápida que devastaría un parque natural en Huelva

Tiempo de lectura 2 min.

05 de marzo de 2009. 00:37h

Comentada
5/3/2009

madird- Parque natural y reserva de la Biosfera. En él hay diversas especies vegetales y animales «en peligro de extinción». En él hay dos árboles catalogados como singulares por la Junta de Andalucía. Y en él, el pasado fin de semana se ha visto -lo están localizando ahora 17 operarios de la Junta de Andalucía- un ejemplar del protegido lince ibérico. Pues todos estos elementos serán arrancados o corren riesgo de desaparecer si sale adelante el plan del Ministerio de Fomento de construir una vía rápida que cruce el Parque Natural Sierra de Aracena. Los medioambientales no son los únicos inconvenientes. Los vecinos, en masa, se oponen a un proyecto que conllevará expropiaciones y más tráfico. Todo, en un lugar en el que está prohibido arrancar unas zarzas sin permiso en las fincas privadas. De golpe, se va a acabar con miles. Fomento ha presentado a los vecinos un «proyecto preferente». El Gobierno ha elegido la variante norte (había varias), lo que ha puesto en pie de guerra a la comarca. «El trazado elegido para circunvalar la localidad de Aracena pasa por encima de una zona en la que hay especies vegetales y animales en extinción, lo que puede suponer su desaparición». Quien lo explica es Rafael Hernández Mancha, director del Parque Natural hasta 2006. «No entro en si es necesaria la carretera o en discusiones políticas», aclara. Conoce bien la zona. ¿Por qué ha elegido el Ministerio esta variable? «Porque cuesta 100.000 euros menos que otras alternativas menos dañinas para el entorno», explica Rafael. Lo cierto es que variables presentadas hay muchas, aunque los vecinos no entienden que se haya elegido la más perjudicial para una zona tan protegida. Lince y oposición vecinal La cercanía de la Sierra de Aracena hace que este ecosistema sea muy importante para el Parque de Doñana, que «corre el riesgo de quedar incomunicado». De hecho, este fin de semana se ha avistado un lince en la sierra, lo que ha provocado que 17 operarios de la Junta se trasladen allí para encontrarlo. No es un problema menor, ya que se trata de una especie en grave peligro de extinción y que se ha convertido en icono del ecologismo español. La oposición de los vecinos a la obra es muy dura. «Hay miles de firmas ya recabadas y decenas de alegaciones presentadas a Fomento», explica José María Romero, líder de una plataforma opositora. «Se van a cargar castaños de más de 700 años y nos van a llenar el parque de coches y vehículos pesados», denuncia. Romero recuerda también que «durante años nos multaban por arrancar las zarzas que crecían en nuestras fincas y ahora, de un plumazo, van a acabar con todo el paraje». ¿Hay alternativas? Vecinos y políticos prefieren variantes que quedan más al sur, pero son más caras y complicadas.

Últimas noticias