Cocina de altura para despedir el año

Cocina de altura para despedir el año
Cocina de altura para despedir el año

El dominio esquiable de Andorra, Grandvalira, ofrece unas fiestas gastronómicas de altura, ya que sus principales restaurantes abren la noche de Fin de Año. Entre ellos destecan el Roc de les Bruixes, Pi de Migdia y Llac de Pessons, tres restaurantes situados a más de 2.000 metros de altura donde poder disfrutar del auténtico placer de la cocina andorrana, francesa y pirenaica, una manera original de despedir el 2008.
El Roc de les Bruixes (Grandvalira-Canillo) es uno de los restaurantes más admirados del dominio. Los accesos al restaurante con telecabina, el camino de entrada iluminado con antorchas y las vistas del valle desde una terraza magnífica, acontecen una experiencia única para estas fechas.
Construido con madera y cristal, el restaurante Pi de Migdia, situado en el sector Grandvalira-El Tarter, dispone de una cocina tradicional de montaña muy sofisticada y de una terraza panorámica muy grande con vistas a todo el Pla de Riba Escorxada.
En Grandvalira-Grau Roig se encuentra el restaurante Llac de Pessons. De piedra y madera, con un estilo similar a los refugios de montaña, el restaurante enamora no sólo por su cocina, tradicional de montaña, sino por su original forma de acceso, con máquina de ratrac (pisanieves) y su situación al borde de un lago natural y rodeado por el circo de piedra de Colells. Uno de los espacios más mágicos del dominio para vivir la noche de Fin de Año.