Interior agrupa a los presos más duros de ETA en un penal del Puerto de Santa María

La Razón
La RazónLa Razón

MADRID- El Ministerio del Interior ha decidido concentrar en una sola cárcel, la de más reciente construcción, Puerto de Santa María III, a varios de los presos más «duros» de ETA en un momento en que se detectan claros síntomas de desánimo en el colectivo de reclusos de la banda tras la ruptura del alto el fuego. Se trata de que estos individuos no puedan influir en el resto de los internos. No es un cambio de estrategia, sino de la continuidad de la política que se ha seguido hasta ahora que incluye la dispersión y, en la medida de lo posible, que los presos que deseen «reflexionar» sobre su futuro lo puedan hacer sin ningún tipo de presión.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, uno de los portavoces de los presos e «interlocutor» oficial para medidas penitenciarias, Juan Lasa Michelena, «Txikierdi», está en la citada cárcel junto con José Antonio López Ruiz, «Kubati»; Henri Parot; José María Dorronsoro Malasecheverría; Juan Carlos Apezteguía Jaca; José María Beristain Urbieta e Ignacio Bilbao Goicoechea, que ha protagonizado varios incidentes en la Audiencia Nacional con amenazas a jueces.

Siniestro historial

«Kubati», uno de pistoleros más sanguinarios (asesinato de Dolores González Catarain, «Yoyes»), y Parot («comando Argala», integrado por ciudadanos franceses, autor de la matanza de niños en el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza) son conocidos por su siniestro historial. Dorronsoro, detenido en Francia en 1992, estaba al frente de una «oficina política» y se le incautaron gran cantidad de documentos que probaban su participación en la fijación de la estrategia etarra. Apezteguía fue arrestado por participar en el cobro del «impuesto revolucionario».

Bilbao se ha hecho tristemente famoso por amenazar al presidente de la Sección Tercera de la Sala de Penal de la Audiencia Nacional, Alfonso Guevara, con pegarle «siete tiros», además de llamarle «fascista de mierda» y anunciarle que «te voy a arrancar la piel a tiras». Este individuo dejó claro que no pensaba abandonar las armas «hasta que me maten o muera». Cumple 45 años por asesinar al concejal socialista de Orio Juan Priede, cometido tras pasar en prisión 18 años por colaboración con ETA y depósito de explosivos.

Los datos sobre el número de miembros de ETA y el centro en el que se encuentran figuran actualizados, con fecha 6 (en el caso de Francia) y 7 de este mes, en una página web en la que se difunden noticias sobre este colectivo. El número total en esas fechas era de 653 (que ha aumentado tras las recientes detenciones por terrorismo callejero y los arrestos o entregas voluntarias para cumplimiento de condena). 486 estaban en España; 162 en Francia; tres en Inglaterra y dos en Canadá.

Los seis firmantes del escrito en el que, en agosto de 2004, se cuestionaba la continuidad de las actividades terroristas («lucha armada» en la jerga terrorista) están en cárceles andaluzas. Francisco Múgica Garmendia, «Pakito», que fue expulsado de ETA; Carlos Almorza, «Pedrito de Andoain»; Kepa Solana e Ignacio Aracama, «Macario», cumplen condena en Puerto de San María I; Ignacio Bilbao Beasoechea, en Huelva, y Koldo Aparicio, en Almería.

La política de dispersión se mantiene y los etarras están, en el caso de España, en 53 cárceles, y, en Francia, en 33. Los otros miembros que junto a «Txikierdi» forman la «interlocución oficial» de la banda se encuentran en diversas prisiones. Ana Belén Egües, en la de Soto del Real.

Por lo que respecta a los dos que corresponden a los internos en centros de territorio galo, llama la atención que Argí Perurena esté sola en la prisión de Rennes. Los etarras se han quejado siempre de que el régimen carcelario del vecino país es mucho más duro que el del nuestro. Daniel Derguí se encuentra en Clairvaux junto con otro de los integrantes del «comando» francés de Parot, Jacques Esnal, y Francisco Javier García Gaztelu, «Txapote», que fue entregado temporalmente a España para diversos juicios y que ya ha regresado a Francia para completar su condena.