Investigadores descubren genes implicados en la muerte súbita infantil

Investigadores gallegos acaban de identificar los genes implicados en la muerte súbita infantil, asociada a un paro cardíaco que provoca el fallecimiento de forma repentina. El catedrático de Medicina Legal de la Universidade de Santiago de Compostela, Angel Carracedo, explicó que un grupo de científicos encontró bases genéticas que "son causa importante"de estos ataques.
Carracedo presentó hoy el área de genética del Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago (IDIS), coordinada por él y dentro de la que se incluye un grupo que trabaja para averiguar cuáles son las bases genéticas implicadas en este tipo de muertes. El catedrático destacó la importancia de estos avances, ya que, en los jóvenes, la muerte súbita "siempre es genética"y, en los adultos, lo es en muchos de los casos.
Asimismo, el también director del Instituto de Medicina Legal (IML) --institución que centró la atención mediática a principios de 2008 por resolver el caso del niño Enmanuel, hijo de una mujer secuestrada por las FARC-- apuntó que otro grupo que investiga en medicina genómica está "cerquita de identificar un nuevo gen responsable de la ataxia", una enfermedad que se caracteriza por una descoordinación de los movimientos.
El área de genética del IDIS avanza en cinco líneas de trabajo, la investigación oncológica, la neoplasia y diferenciación endocrinas, la genética de la enfermedad meningocócica y del síncope neurocardiogénico pediátrico, las enfermedades tiroideas y metabólicas, y la medicina genómica.
Dentro de este último campo, además de los grupos ya mencionados, se llevan a cabo investigaciones acerca de la migraña, enfermedades genéticas raras, la componente hereditaria en los cánceres colorrectales y de mama o la genética en los trastornos psiquiátricos, fundamentalmente en la esquizofrenia y la depresión posparto.
En cuanto a la genética forense, un área en la que Galicia ocupa una "posición de liderazgo, incluso a nivel mundial, importante", Carracedo indicó que "se está avanzando mucho en nuevos métodos de identificación"y los investigadores son ya capaces de conocer el color de los ojos o del pelo de un individuo a partir de su huella digital. En este campo, prosiguió, se está desarrollando una investigación "muy intensa"y los resultados de aplican en los "casos importantes".
El catedrático gallego subrayó que el equipo que trabaja en genética forense en Santiago acumula el 60 por ciento de la producción científica en esta área en España y se encuentra "entre los tres mejores del mundo". Admitió también que recibe encargos de diferentes lugares del planeta, "desde Reino Unido hasta Suecia", dijo.
Además, señaló que investigadores gallegos colaboran en un proyecto europeo --'gEUVADIS'--, dentro del que se secuenciarán 1.000 genomas de 10 enfermedades, aunque en una primera etapa los científicos de Galicia se centrarán en tres patologías. Asimismo, la genetista María Jesús Sobrino participa en el 'Human Variome Project', que constituye la continuación del proyecto Genoma Humano, aclaró Carracedo.
El director del IDIS, Carlos Diéguez, explicó que este instituto, que fue creado el año pasado en virtud de un convenio entre la Consellería de Sanidade y la Universidade de Santiago de Compostela (USC), pretende articular y coordinar la actividad investigadora en el área biomédica que se desarrolla en el entorno de Santiago, donde se concentra el 60 por ciento de la producción científica en este campo en Galicia.
Diéguez apuntó que en febrero comenzarán las auditorías que dan inicio al proceso de acreditación del IDIS por parte del Instituto de Salud Carlos III, de forma que se integre en la red de centros de excelencia en investigación sanitaria de España. Este centro gallego, en el que en principio se integran los grupos de la facultad de Medicina y del Hospital Clínico de Santiago, abrirá sus puertas en los próximos dos o tres años a investigadores de física, biología o farmacia, aseguró.
La de genética es la primera área que se presenta, si bien el instituto engloba dos transversales --genética y epidemiología y salud pública-- y cinco verticales --cardiovascular, enfermedades neurológicas, endocrinología y nutrición, cáncer y enfermedades osteoarticulares--.
Por su parte, Carracedo valoró la creación del IDIS porque "normalmente"los investigadores hacen su trabajo "unos a espaldas de otros"y desconocen las iniciativas que desarrollan otros grupos. Con esta institución se coordinarán "por primera vez"y eso les permitirá intercambiar experiencias, detectar campos en los que puedan emprender iniciativas "en común"y, por tanto, producir "científicamente más", agregó.