MENÚ
martes 18 junio 2019
00:58
Actualizado

La cifra de inmigrantes que viven sin papeles en Europa se incrementa cada año en 500000 personas

La cifra de inmigrantes que residen de forma clandestina en Europa   se incrementa en 500.000 personas cada año, según afirmó hoy en la   Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa el responsable de la   Comisión de Migraciones y Refugiados del organismo, Morten   Ostergaard. 

  • La cifra de inmigrantes que viven 'sin papeles' en Europa se incrementa cada año en 500.000 personas
    La cifra de inmigrantes que viven 'sin papeles' en Europa se incrementa cada año en 500.000 personas
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de noviembre de 2008. 18:33h

Comentada
Madrid. 28/11/2008

Según explicó, de este medio millón de personas, las llegadas en   cayuco son "las menos", ya que el crecimiento anual de inmigrantes   'sin papeles' se debe principalmente "al efecto acumulativo de un   mayor número de irregulares y solicitantes de asilo" y a la entrada   legal de extranjeros "que después permanecen en Europa más tiempo del   permitido".   
   Atendiendo sólo a los cayucos, el parlamentario danés afirmó que   hasta el 30 de octubre de este año, han llegado a España (Islas   Canarias), Italia, Malta, Grecia y Chipre un total de 60.000 personas 
a bordo de pateras y cayucos, "lo que supone un incremento de casi el   50 por ciento respecto del mismo periodo del año pasado". Al cabo de   2007, las costas de estos países recibieron 51.000 inmigrantes   clandestinos.   
   Estos viajeros son "en su mayor parte solicitantes de asilo" y   responden al perfil de un varón veinteañero, con escasa o ninguna   formación y soltero, aunque el Comité de Migraciones del Consejo de   Europa ha constatado un incremento significativo de mujeres   embarazadas y menores de edad en los cayucos que llegan a Italia   (Lampedusa).  
   Ostergaard es el autor de un informe que ha motivado la aprobación   en la Asamblea Parlamentaria celebrada hoy en el Senado, de una   resolución que insta a los Estados europeos a adoptar una serie de   medidas para garantizar el respeto por los derechos humanos de los   inmigrantes y solicitantes de asilo que alcanzan el continente por   vía marítima.   
   Entre otras recomendaciones, la resolución insta a los Estados de   la ribera del Mediterráneo a poner fin a las detenciones de "personas   inmigrantes vulnerables", en especial de menores no acompañados "a la   vista de los preocupantes informes relativos al tratamiento que   reciben en España, Grecia y otros países de la región".   
   El texto pide que las detenciones de extranjeros clandestinos se   hagan siempre por orden judicial y "sólo si es necesario y no hay   otra alternativa". Asimismo, expone que la retención deberá   prolongarse "durante el menor plazo posible de tiempo" y tendrán   lugar en "centros no carcelarios" que estén acondicionados adecuada y   especialmente para ello.    
   Sobre estos espacios de retención, la resolución del Consejo de   Europa señala que sus puertas deberán estar abiertas tanto a los   letrados de los retenidos, los organismos internacionales y las ONG,   como para los medios de comunicación, "en orden de garantizar la   transparencia de su funcionamiento".    PEDIR ASILO EN EL CONSULADO  
   Asimismo, expone que "no se debe detener a una persona simplemente   porque solicite asilo" y relata las dificultades que tienen las   personas que sufren persecución para entrar en la Unión Europea a   pedir protección internacional. Por eso, el informe recomienda a los   Estados que permitan a sus consulados en el extranjero tramitar    solicitudes de asilo, para evitar que los refugiados tengan que   arriesgar sus vidas en pateras y cayucos.   
   Según explica el informe, facilitar esta posibilidad permitiría   proteger a estas personas del tránsito por países que no siempre   respetan sus derechos. "Es preocupante el caso de Lybia, donde el   tráfico de personas está floreciendo, y no parece que se haga nada   para evitarlo", señaló Ostergaard.  
   En España en 2006 se registraron 5.297 solicitudes de asilo, pero   sólo 360 procedían de las Islas Canarias. Del total de solicitudes   que se tramitaron, 4.286, el Gobierno reconoció 168 estatus de   refugiado y 188 reconocimientos de protección humanitaria, tal y como   recoge el informe, que señala la labor de las ONG para tramitar estas   solicitudes en detrimento del trabajo de la Abogacía: "un espejismo   en la asistencia legal para el asilo". 

Últimas noticias