MENÚ
domingo 16 junio 2019
17:30
Actualizado

El regidor de la localidad malagueña fue detenido ayer junto a otras doce personas, entre ellas sus hijas

La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín

Construían y vendían viviendas en suelo no urbanizable que convertían mediante informes falsos.

  • La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín
    La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín
  • La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín
  • La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín
    La corrupción urbanística acaba con el alcalde socialista de Alcaucín

Tiempo de lectura 4 min.

28 de febrero de 2009. 02:07h

Comentada
28/2/2009

MÁLAGA- Construían y vendían, especialmente a extranjeros, urbanizaciones y viviendas aisladas sobre suelo no urbanizable en la comarca de la Axarquía, en la zona oriental de la provincia de Málaga. Así, los promotores de los inmuebles pagaban presuntamente diversas cantidades de dinero y en especie a los cargos públicos que, supuestamente, consentían, encubrían e incluso impulsaban tales irregularidades. Posteriormente, trataban de legalizarlas mediante informes y certificados falsos expedidos por arquitectos titulados, a través de los cuales se conseguía alterar las inscripciones catastrales y registrales de las fincas. Es la trama de corrupción urbanística desmantelada en la «operación Arcos».
En el marco de ésta, la Guardia Civil detuvo ayer al alcalde de la localidad malagueña de Alcaucín, el socialista José Manuel Martín Alba, y sus dos hijas, además de otras diez personas por su presunta implicación en una trama de corrupción urbanística destapada en la citada operación que tutela un juzgado del partido judicial de Vélez-Málaga en colaboración con el Grupo de Delincuencia Urbanística de la Guardia Civil, la Fiscalía Especial Anticorrupción y la de Medio Ambiente y Urbanismo.
El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Vélez-Málaga ordenó además varios registros simultáneos en viviendas, dependencias municipales y en el servicio de Arquitectura de la Diputación Provincial de Málaga, cuyo responsable es uno de los arrestados.
A este respecto, fuentes de la institución supramunicipal gobernada también por el PSOE quisieron desvincular las actuaciones judiciales del propio organismo, al argumentar que «se investigan actividades privadas».
Entre los detenidos, a los que se imputa entre otros los delitos de cohecho, blanqueo de capitales, tráfico de influencias, prevaricación, falsedad documental, contra la ordenación del territorio y estafa, se encuentran los dueños de las empresas constructoras Crocasa S.L. y Alta Axarquía, así como alguno de los familiares directos del alcalde.
Tan sólo una de las trece detenciones fue practicada fuera de Málaga, en la provincia de Huelva, de la que es oriundo uno de los empresarios arrestados.
Denuncias medioambientales
El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía, GENA– Ecologistas en Acción, se felicitó por la noticia, después de asegurar que había presentado en los últimos diez años más de un centenar de denuncias por infracciones medioambientales en el municipio malagueño de Alcaucín, si bien sostuvo que las presuntas irregularidades son «un fenómeno generalizado en la comarca de la Axarquía».
El vicepresidente primero de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, defendió ayer el propósito del PSOE de aplicar «tolerancia cero» frente a presuntas tramas de corrupción y avanzó que desde la formación se desplegará una «máxima colaboración» con la Justicia, para esclarecer «lo antes posible» los hechos acaecidos en Alcaucín. «Esperamos que caiga todo el peso de la ley» sobre los responsables de las presuntas irregularidades y destacó la celeridad con la que el PSOE «ha expulsado de sus filas» a los cargos de la formación imputados en la causa.
Por su parte, el secretario general del PP en Andalucía, Antonio Sanz, vinculó la «operación Arcos» a la «extensa mancha de corrupción» del PSOE en Andalucía, de la que hizo responsable al presidente andaluz, Manuel Chaves, «por acción u omisión». «Se trata de un nuevo episodio de corrupción y de descontrol urbanístico» en la provincia de Málaga que se une, según recordó, «a los casos destapados en Marbella y Estepona», que sitúan a Andalucía como «la comunidad con mayor corrupción urbanística relacionada con el PSOE».
El coordinador general de IU en la comunidad, Diego Valderas, exigió al PSOE andaluz «que abra una revisión e investigación interna sobre sus dirigentes y cargos públicos» al considerar que «son demasiados los casos de corrupción que salpican a los socialistas».

Últimas noticias