MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
22:31
Actualizado
  • 1

Bonhams subasta en Londres 44 piezas del artista a unos 867.000 euros

Las esculturas de Dalí bajo sospecha

  • Las esculturas de Dalí, bajo sospecha
    Las esculturas de Dalí, bajo sospecha

Tiempo de lectura 4 min.

10 de diciembre de 2008. 01:19h

Comentada
10/12/2008

BARCELONA- Mañana puede ser el día de consagración en el mercado internacional de una de las facetas menos reconocidas de la obra de Salvador Dalí. La casa de subastas Bonhams ofrece al mejor postor una colección de 44 esculturas, todas ellas reunidas en un solo lote. Bonhams espera alcanzar entre 867.000 y 1,15 millones de euros con estas piezas, vendidas como la primera de cuatro ediciones que el padre de los relojes blandos hizo para Isidro Clot. Sin embargo, diferentes fuentes consultadas por este diario ponen en duda la legalidad de las piezas londinenses, punta del iceberg del caos que persigue a las esculturas de Dalí. En 1973, el artista catalán realizó una pieza en oro de pequeño tamaño titulada «Trajano joven» y que sorprendió a un empresario y galerista llamado Isidro Clot. Tanto le impactó a Clot, que éste logró convencer a Dalí para que hiciera más piezas para él, un conjunto de 54 obras, 44 de ellas modeladas por el propio genio ampurdanés mientras que para el resto se tomaban como punto de partida acuarelas y dibujos originales dalinianos como tema. Hasta 1979, Dalí trabajó en estas composiciones, firmando los correspondientes certificados de autenticidad ante el notario de Cadaqués José Gómez de la Serna y Nadal. Otro notario, el neoyorquino Jeremy Berman estuvo presente en la firma de otro documento, en este caso el listado oficial de todas las piezas de la llamada colección Clot. Lo que parecía una operación legal y correcta comenzó a conocer las primeras fisuras en 1982. Ese año, Isidro Clot, enfermo de cáncer, fue convencido por su yerno, Andrés Campos, para deshacerse de la sociedad que gestionaba los derechos de las esculturas. Tras ese acuerdo, Campos consiguió vender esta parte a una empresa llamada Diejasa. El problema es que unos años antes, el 22 de enero de 1975, Clot había vendido la mitad de sus derechos a Juan Quirós y Pedro Masadeu. Una familia enfrentada Las relaciones entre Clot y Andrés Campos no fueron cordiales. Recientemente la viuda de Clot, María Jesús Pérez, afirmó a la revista «Art News» que su marido tenía el convencimiento poco antes de morir de haber sido defraudado por su yerno. Lo que sí es seguro es que Campos y su empresa Diejasa comenzaron a moverse por una senda que no ha tenido nunca el apoyo de la Fundación Gala-Salvador Dalí, construyendo esculturas de gran formato a partir de las pequeñas originales, alguna de ellas vendidas al Ayuntamiento de Marbella con no poca polémica. Juan Quirós, en declaraciones a LA RAZÓN, aseguró ayer desconocer cuándo se pudo hacer la serie que ahora vende Bonhams: «Campos metió a Clot en una locura jurídica. Estas piezas no se pueden definir como un fraude, pero no se sabe quién las hizo», explica Quirós. Por otra parte, fuentes cercanas a la Fundación Gala-Salvador Dalí admitieron su preocupación por una operación en la que «hay una falta de transparencia y rigor, como sucede en la actualidad cada vez que aparece en venta una escultura que se dice original de Salvador Dalí». Uno de los responsables de esta casa de subasta, Edward Plackett, aseguró ayer a este diario estar «totalmente tranquilo con los certificados que tenemos de Andrés Campos y Robert Descharnes».

Últimas noticias