Las plumas sobrevuelan Nueva York

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Actrices, diseñadores y rostros conocidos, como la directora de la edición americana de «Vogue», Anna Wintour, Milla Jovovich, Ashley Olsen y Chloe Sevigny, no han perdido la oportunidad de conocer las nuevas colecciones de los diseñadores que desfilaron ayer en la cuarta jornada de la Semana de la Moda de Nueva York en el ya clásico escenario de Bryant Park.

La diseñadora Troy Burch o la actriz Angie Harmon se contaron entre los asistentes a la pasarela de Carolina Herrera, cuyos diseños de su nueva colección otoño-invierno 2008 están inspirados en el campo, en una mujer que abandona la estresante ciudad para disfrutar de una tranquila tarde al aire libre.

De este modo, la diseñadora venezolana propone vestir a la mujer con los tonos y los motivos del campo en esa estación, incluidas las plumas de faisán y las pieles. Lujosos tejidos como terciopelos, sedas, chifones u organza, en ocasiones con bordados y otras con pieles ribeteando chaquetas, boleros o abrigos, entre otras piezas, son las apuestas de Carolina Herrera para la próxima estación invernal. Su colección fue de lo más adecuada en una típica jornada de invierno neoyorquino de nieve, lluvia y frío, en la que sus piezas y sus colores, rojos burdeos, amarillos mostaza, tabacos, marrones, verdes o grises profundos invitaban a rememorar los colores del campo en plena ciudad.

Antes, Miss Sixty presentó sus propuestas. Es la segunda vez que la marca muestra su colección otoño-invierno en la pasarela de la Gran Manzana y sus diseños no fueron nada despreciables. Los invitados disfrutaron de las creaciones que han transformado el denim en algo más que una pieza de calle. Los colores que predominaron sobre la pasarela fueron el gris como protagonista, acompañado de café y el siempre presente negro. Sin embargo, la diversión vino de la mano de algunos toques de morado que daban a los diseños un estilo «funk».

Diamantes en las costuras

Un día antes, otros creadores subieron a la pasarela, como Donna Karan, Tracy Reese y Diana von Furstenberg, entre otros. La diseñadora belga mezcló la silueta femenina con elementos masculinos. Las faldas de tubo con encajes en el bajo y los vestidos con diamantes en las costuras fueron los protagonistas de la línea de una de las diseñadoras favoritas del público estadounidense.