MENÚ
miércoles 20 febrero 2019
09:59
Actualizado

Dolors López y Enric Millo se convierten en presidentes provinciales sin oposición

Los afines a Camacho arrasan en los congresos de Lleida y de Girona

Tiempo de lectura 2 min.

30 de noviembre de 2008. 03:04h

Comentada
30/11/2008

barcelona- El proceso de «renovación tranquila» en las direcciones provinciales del PP catalán culminó ayer con la celebración de los congresos de Girona y de Lleida, donde las candidaturas oficialistas no tuvieron problema alguno para imponerse, puesto que fueron las únicas que se sometieron a votación. En Girona, el diputado en el Parlament Enric Millo fue escogido presidente con el 91,4 por ciento de los votos y en Lleida, la vicesecretaria de relaciones institucionales del PP catalán, Dolors López, también logró una amplísima mayoría. De esta manera, la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, afianza su liderazgo interno al haber logrado que sus afines dirijan todas las estructuras provinciales del partido. Su máxima oponente, la diputada Montserrat Nebrera, no ha conseguido ganar posiciones dentro del PP después de los cuatro congresos provinciales. Al contario. Sánchez Camacho se desplazó primero a Girona, donde tuvo la satisfacción de ver cómo el tándem formado por Millo y el secretario general, Antonio Pelegrín, obtenía una rotunda victoria, que ya estaba cantada después de haberse pactado una candidatura unitaria. Luego, acudió a Lleida, donde existía la duda de ver si, finalmente, habría dos listas. No fue así, ya que Anselm Botán -concejal de Alpicat, afín a Nebrera- no consiguió los avales necesarios para formalizar su candidatura. Culminada con éxito la renovación territorial, la presidenta del PP de Cataluña encontró la perfecta oportunidad para afirmar que su partido está «preparado para ser alternativa a un tripartito ineficaz y a una Convergència i Unió absorta en sus problemas internos». Sánchez Camacho quiso referirse al Govern d¿Entesa un día después del acto conmemorativo de su segundo aniversario. «El tripartito es un pacto para mantenerse en el gobierno que no resuelve los problemas de los catalanes», advirtió. Vulnerables a la crisis Añadió que Montilla es «un presidente más preocupado por la continuidad de su gobierno que por su gestión. Eso, dijo, ha hecho que el presidente de la Generalitat haya perdido un tiempo muy valioso para preparar el país a la hora de minimizar los efectos de la crisis. Los dardos de Camacho fueron dirigidos también al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por «sus incumplimientos con Cataluña». La presidenta del PP catalán aprovechó para recordar que los desplantes de Zapatero se hacen «con el silencio cómplice de Montilla y el PSC». La líder de los populares criticó también la oposición de ICV y Esquerra con la Ley de Educación, «promovida por su gobierno».

Últimas noticias