Los pueblos vigilarán la venta de gafas de sol no homologadas

El 70 por ciento de los valencianos compra en ópticas

Los pueblos vigilarán la venta de gafas de sol no homologadas
Los pueblos vigilarán la venta de gafas de sol no homologadas

La Dirección General de Consumo ha enviado una carta a la Federación Valenciana de Municipios y Provincias para que los ayuntamientos vigilen la venta de gafas de sol no homologadas en mercadillos, bazares o establecimientos no autorizados. Así lo aseguró ayer la directora general de Comercio, Silivia Ordiñaga, quien alertó del «daño irreparable» que pueden causar a los ojos las gafas de sol que se distribuyen por estos canales.
Los valencianos son cada vez más conscientes de esto, o al menos así se desprende de un estudio realizado por el Colegio de Ópticos y Optometristas de la Comunitat Valenciana (COOCV), según el cual, el 70 por ciento de los valencianos compra sus gafas de sol en una óptica y el 30 por ciento restante lo hace en canales no autorizados. Hace unos cinco años era exactamente al contrario.
El presidente del COOCV, Juan Carlos Montalt, recordó que, aunque nadie es inmune a las lesiones oculares, son especialmente vulnerables los niños y las personas con degeneración macular asociada a la edad, principios de cataratas e intervenidas quirúrgicamente de cataratas, que deben evitar en todo momento exponerse a la luz solar sin la protección adecuada.
En el caso de los niños es especialmente grave el uso de gafas de sol de mala calidad, ya que su estructura ocular todavía no está totalmente desarrollada y, por lo tanto, «son más vulnerables a las radiaciones nocivas».
Montalt destacó la importancia de que los niños se acostumbren a usar gafas de sol, ya que no solo protegen los ojos, sino también partes sensibles como los párpados. Por su parte, el presidente de la Asociación Valenciana de Consumidores (Avacu), Fernando Móner, pidió que se refuercen los controles por aduanas en la Unión Europea, sobre todo en objetos que son para niños.