MENÚ
martes 11 diciembre 2018
11:03
Actualizado

Más «atascal» que nunca

  • Más «atascal» que nunca
    Más «atascal» que nunca

Tiempo de lectura 2 min.

14 de julio de 2009. 03:38h

Comentada
14/7/2009

MADRID- La calle José Abascal, en el distrito de Chamberí, tiene un alias castizo que viene de –para desgracia de vecinos y conductores– la terrible circulación que hay en los últimos tramos. En hora punta, esta arteria de la capital es una trampa para todos los vehículos que entran desde el oeste de la ciudad para cruzarla de parte a parte o llegar al eje transversal de la Castellana. Cuando a este atasco se le añaden obras, la situación se pone aún peor. Más ruido, más polvo y muchas más retenciones. Durante el mes de abril, el PlanE financió la renovación de las aceras, por lo que los vecinos estuvieron un mes y pico oyendo a las sierras cortar azulejos y aventar el fino polvo hasta sus casas.
Pero lo peor estaba por llegar. Apenas unas semanas después de que terminase la obra, una negligencia provocó que se vertiera hormigón directamente al alcantarillado. Como consecuencia de este error, el Canal de Isabel II se ha visto obligado a abrir dos inmensos boquetes en la calle para desatascar el colector.
Los vecinos no dan crédito a que se multipliquen las obras en tan poco tiempo. «Tenemos una jarana espectacular», se queja Iván, desde el quiosco de periódicos. «Lo peor de todo es el olor de la alcantarilla», protesta Antonio, portero del número 53. Aunque también los hay resignados. «Los que viven aquí ya no se quejan, son muy sufridos, pese a que haya tres veces más atasco», dice otro portero, en el número 50. El área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid investiga si la negligencia tuvo lugar en una obra privada de rehabilitación de un edificio en el número 48. Y desde el Canal de Isabel II informan que no terminarán de reparar el estropicio hasta la primera semana de agosto.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs