Libros

Antonio de Felipe: «Mis cuadros son más interesantes que yo»

Pintor Pop

-Expone desde hoy en el Centro Cultural Casa de Vacas (Retiro, Madrid) su nueva serie «Popsport». ¿Por qué ahora el mundo del deporte?

-Me apetecía algo completamente distinto, alejado del «glamour» del cine.

-¿Cómo hubiera pintado el arrebato de Pepe?

-¿Quién es Pepe? Perdone, pero no sé de qué me habla...No soy muy aficionado al deporte.

-El deporte es el gran forjador de mitos de este tiempo, ¿no?

-Sin duda. Y un mito deportivo es un buen espejo en el que reflejarse, mejor que en una estrella del rock, a veces. Es un modelo positivo.

-¿Y cómo es que siendo usted tan mitómano no ha pintado a Nadal, Gasol, Fernando Alonso...?

-Cuando me planteé esta serie aún no había nacido el «boom» del deporte español. Y además quería huir de los retratos y centrarme en el deporte en sí.

-En su famosa serie «Cinemaspop» rescató a Audrey Hepburn y la convirtió en un icono pop como antes Warhol hiciera con Marilyn. ¿Es obligatorio en un pintor pop tener una musa-mito?

-No, pero a mí me gusta Audrey. Me gustaría haberla tenido como madre, amiga y amante, como todo. Tenía algo muy especial.

-Usted fue creativo publicitario. Se dice que en la publicidad están los mayores talentos...

-Hay mucho talento y mucha mediocridad. Para mí supuso una gran formación y contaminó toda mi obra. No he renunciado al poso publicitario: he integrado la publicidad a mis cuadros.

-Forma parte del movimiento «Les nouveaux pop». Hoy lo nuevo se queda viejo en seguida...

-A veces, sí. Permanece lo auténtico. Si te subes al carro de la moda, pasas. Si eres auténtico, permaneces.

-Colaboró con Almodóvar en «Carne trémula». ¿Usted puso la carne?

-Puse el cuadro. La carne la puso Ángela Molina. Almodóvar es un mito porque no se ha traicionado a sí mismo. Es auténtico y permanece.

-Diseña vajillas, carteles, portadas de discos...¿Qué más le gustaría diseñar?

-Muebles, ropa, relojes...Hay que abrir el arte a todos y a todo. Es cada vez más democrático y por eso el poder de los gurús va a menos: la gente no necesita guías, ya sabe lo que quiere, lo que le gusta o lo que no le gusta.

-Aquí, la pintura pop no está aún muy valorada, algunos la consideran un género menor...

-Sí, todavía hay prejuicios en algunos sectores, ven la pintura pop como algo frívolo. Bueno, no se puede gustar a todos, es lo único que tengo claro.

-¿Su próxima serie pictórica estará dedicada a los políticos?

-No creo. La política no me sugiere mucho.

-¿Ve más pop a ZP o a Rajoy?

-No veo pop a ningún político. Donde estén Audrey o Marilyn...

-Dice que es mucho más que el pintor de «vacas» y «audreys»...

-Es que no quiero que me etiqueten, que me conviertan en un logotipo. Tengo una obra muy variada. Mis cuadros son más interesantes que yo.

-Si tuviera que pintar una serie sobre la crisis, ¿qué motivo elegiría?

-Un bote vacío.

-Mire, puede aprovechar el bote de sopa de Warhol...

En 20 líneasHa retratado al príncipe Felipe y le gustaría pintar a doña Letizia. Ve en su mirada seguridad e inteligencia. De Felipe (Valencia, 1965) dice tener por padre a Warhol y por madre a Velázquez. Es ecléctico y nada fanático. Le molesta que crean que es del PP porque su exposición la patrocina Madrid 2016: «Soy independiente, hay que separar política y arte». No sabe hacer un huevo frito, pero es un pintor nada bohemio, disciplinado y ordenado: «El orden me da paz». No bebe, no fuma. Va al gimnasio y corre en la cinta. Sueña con un año sabático.