MENÚ
lunes 15 octubre 2018
06:32
Actualizado

IU pedía moderar los salarios en empresas que reciban avales y financiación pública

PSOE y PP impiden que el Congreso limite los sueldos de altos ejecutivos

  • PSOE y PP impiden que el Congreso limite los sueldos de altos ejecutivos

Tiempo de lectura 2 min.

21 de noviembre de 2008. 00:48h

Comentada
21/11/2008

madrid- ¿El mundo al revés? Los que dicen que el mercado no lo resuelve todo y que hay que hacer normas de control votaron en contra; quienes defienden que el mercado lo arregla todo y que no hay normas de control que valgan, se abstuvieron. Hablamos de una propuesta que IU ha defendido esta semana en la Comisión de Trabajo del Congreso para pedir «un cierto compromiso social» a las empresas y recortar las retribuciones de sus gestores, especialmente en el ámbito de aquellas entidades que reciban dinero público, como es el caso ahora de los bancos. El PSOE se negó en rotundo; el PP, se abstuvo. Y fue la diputada socialista Isabel López i Chamosa quien reparó, durante su intervención, en las contradicciones ideológicas de quienes votaban. Socialistas y populares impidieron así que saliera adelante la iniciativa que defendió Gaspar Llamazares y que abogaba por introducir «transparencia en la política de remuneraciones de consejeros y altos ejecutivos de las empresas», en especial en las del Ibex, que tienen establecidos blindajes para el personal de alta dirección. El portavoz de IU hablaba de sueldos que casi «multiplican por 50 el de los 11 millones de mileuristas españoles», y por 17 la retribución media de sus empresas. Llamazares defendió los principios de austeridad y compromiso en gestores y accionistas de aquellas empresas a las que ahora se les están dando «avales y financiación pública a cambio de prácticamente nada». El primero que votó «no» fue el PNV, aún comprendiendo, las pretensiones «éticas y de buenismo» de IU. Su portavoz en Trabajo, Emilio Olabarría, no vio forma de encajar estas medidas en un ordenamiento jurídico y un sistema como el español, que consagra la propiedad privada y la libertad de empresa. La sorpresa llegó por parte de un PP que, por boca de Carmen Quintanilla, dijo gustarle la música de la propuesta, pero no la letra. La popular también defendió el libre mercado, aunque con él haya «retribuciones de directivos escandalosas y exageradas». Pero no votó en contra, sino que se abstuvo. «Nuestro trabajo más que limitar los sueldos -dijo- debe ser promover medidas que dinamicen nuestro sistema productivo». La socialista, que llegó a llamar «ineptos» a los directivos de empresas que han dejado en la calle a mucha gente, dijo «no» en defensa de la libertad de la negociación colectiva. Estén tranquilos los ejecutivos de la banca que estos días recibe financiación pública, que sus sueldos no los limitará el Parlamento.

Últimas noticias