Rajoy declara la guerra al «engaño» de los socialistas en Cataluña

Rajoy asiste a una butifarrada popular organizada por el PP catalán en Esplugues de Llobregat (Barcelona).

Barcelona- Gorros de cowboy, vaqueros y carne a la parrilla, fueron los ingredientes que amenizaron la única visita que el presidente del PP, Mariano Rajoy, ha hecho a Cataluña durante la campaña electoral. El popular se empleó a fondo ante un público entregado en Esplugues de Llobregat (Barcelona) porque tal y como le advirtió la líder del PP catalán, Alícia Sánchez Camacho, «Cataluña va a ser el primer paso hacia La Moncloa».Las reiteradas promesas incumplidas del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a los catalanes sirvieron al líder del PP como eje de un discurso que fue el aperitivo de la butifarrada popular que el PP ofreció en Esplugues de Llobregat, bajo un sol de justicia que no desanimó a los más de mil asistentes al acto. «Ni Cataluña ni España merecen un presidente que les ha engañado», exclamó Rajoy que está decidido a iniciar una «guerra al engaño» de los socialistas. El líder de los populares enarboló la bandera del cambio en medio de una plaza rodeada de propaganda electoral socialista, la misma en que aparecen el ex líder del PP, José María Aznar, y el candidato popular a las europeas, Aleix Vidal-Quadras. «Tenemos un gran corazón y vamos a liberar a Cataluña, España y el PSOE de Zapatero», afirmó el presidente del PP.El líder de los populares hizo pocas referencias a la campaña europea, no en vano no asistió acompañado por el candidato del PP, Jaime Mayor Oreja. A pesar de esto, no se desanimó a la hora de arrancar el aplauso de los asistentes proclamando «menos ceja y más oreja» en alusión a Zapatero. Rajoy no está dispuesto a dejar pasar nada al PSOE y prometió que forzará al presidente y al ministro de Cooperación Territorial, Manuel Chaves, a rendir cuentas en el Congreso sobre sus «mentiras». Los viajes en Falcon del presidente y las subvenciones de la hija de Chaves centraron los dardos que el popular lanzó al Gobierno desde Cataluña. Por este motivo, Rajoy se mostró especialmente satisfecho al ver un pancarta que rezaba «más vale gaviota en mano que Falcon volando». El líder del PP no escamitó saludos a los asistentes que pudieron degustar butifarras cocinadas por él. Rajoy, junto a Sánchez Camacho, no tuvo reparos en colocarse el delantal y ponerse al frente de las brasas.La plana mayor al completoFueron pocos los dirigentes populares que se perdieron la visita de su líder. A parte de Sánchez Camacho, los candidatos Santi Fisas y Aleix Vidal Quadras ejercieron de anfitriones de un acto en el que no faltaron ni el presidente del grupo muncipal del PP, Alberto Fernández, ni el vicepresidente tercero de la mesa del Congreso, Jorge Fernández. El líder del grupo del PP en el Parlament, Daniel Sirera, tampoco faltó a la cita.