MENÚ
viernes 21 septiembre 2018
20:52
Actualizado
Consulta
Selecciona tú localidad
Ahora
  • 07:00h ºC
  • 15:00h ºC
  • 21:00h ºC
  • 1

Sólo quedan 400 parejas reproductoras de escribano palustre elegido Ave del año

Gráfico sobre la localización del escribano palustre en España, en el gráfico adjunto en la pestaña superior

  • Sólo quedan 400 parejas reproductoras de escribano palustre elegido Ave del año

Tiempo de lectura 4 min.

27 de febrero de 2009. 17:39h

Comentada
27/2/2009

La Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) ha elegido como Ave del Año 2009 al escribano palustre. Con una longitud entre 15 y 16 centímetros y un peso que no supera los 25 gramos, su situación actual en la península Ibérica está muy amenazada. Su población reproductora no supera las 400 parejas e incluso pasa inadvertido para los observadores. Una de las reacciones que se espera con este reconocimiento es que se incluya en el «Catálogo Nacional de Especie «En peligro» de extinción.

En España se pueden ver tres subespecies del escribano palustre. Se reproducen dos, una endémica de la península, la subespecie iberoccidental («Emberiza schoeniclus lusitanica») y la subespecie iberoriental, («Emberiza schoeniclus witherbyi») que solo cría en España y en el sur de Francia. La tercera subespecie presente en nuestro país, es el norteño («Emberiza schoeniclus schoeniclus») que cuenta con una población invernante. Catalogada como especie «En Peligro» de extinción en el «Libro Rojo de las Aves de España», la población ha disminuido mucho en los últimos años.

En el caso de Galicia, en 2002, se estimaron 126-148 y en 2005, en el primer censo nacional, se censaron 62-68 parejas de la subespecie lusitanica. «Las principales amenazas son la intensificaciones agrícolas, el uso de pesticidas y la desecación de los humedales» dice Ana Iñigo, técnico de especies amenazadas de SEO/BirdLife. Las zonas húmedas son su hábitat principal, tanto para agruparse en dormideros durante el invierno, como para instalar el nido en época reproductora. La gestión de zonas húmedas ha supuesto la pérdida de superficies de carrizal en épocas cruciales para la cría del escribano palustre o directamente la desecación o contaminación de importantes extensiones de zonas encarchadas.

El censo sitúa entre 65 y 71 las parejas del escribano palustre iberoccidental en 14 localidades, muy por debajo del límite de 250 individuos considerados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) para las especies «En peligro crítico» de extinción. Hay dos lugares que destacan del resto por el porcentaje de población que suman. El primero es el Parque Nacional de las Tablas de Damiel (90-120 parejas), con al menos un 28,2 por ciento de todas las parejas de escribano palustre que se reproducen en España, y el Parque Natural del Delta del Ebro (50-100 parejas). Con el fin de mejorar el estado del escribano palustre así como el de otras aves, SEO/BirdLife ha puesto en marcha la campaña «Alas sobre Agua» que permitirá, o al menos se intentará, que que los humedales más importantes de España se encuentren en un buen estado de conservación para 2015.

El nombre y el pico
Según Eduardo Belda,de la Universidad Politécnica de Valencia y experto en este alado, la explicación a la denominación del escribano palustre «es que en ese grupo de paseriformes la cáscara de los huevos tienen líneas finas que parecen como si fuera escritura». En cuánto al pico del escribano, dependiendo de sus hábitos alimenticios, el grosor varía. La subespecie iberoriental, que además tiene en sí un tamaño más grande, goza de un pico de una dimensión mayor debido a que se alimenta de los insectos en el carrizo. «Tiene un origen común, pero diferencias evolutivas producidas a lo largo de la selección natural», afirma Balda. Lo compara a los pinzones de Darwin que tienen una gran variedad de picos tanto en sus formas como en sus tamaños.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs