MENÚ
lunes 17 junio 2019
14:33
Actualizado

La nueva «ciudad» de la Iglesia

El Ayuntamiento de Madrid aprobará esta semana la reforma de la Cornisa de San Francisco. El Arzobispado construirá una biblioteca diocesana, una residencia para sacerdotes y oficinas

  • La nueva «ciudad» de la Iglesia
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

22 de febrero de 2009. 03:57h

Comentada
Madrid. 22/2/2009

Tras más de una década de negociaciones, la cornisa de San Francisco el Grande por fin tiene clara su transformación. El próximo 27 de febrero, el Pleno del Ayuntamiento aprobará el Plan Parcial de Reforma Interior para este área que, además de recoger algunas de las reivindicaciones vecinales sobre equipamientos para el barrio, se convertirá en una pequeña «ciudad de la Iglesia».
La reforma, que afectará a 78.933 metros, incluye la construcción de una Biblioteca Diocesana, una Casa de la Iglesia con un aparcamiento de 200 plazas, una residencia para sacerdotes y oficinas para el Arzobispado madrileño que, en un futuro podrá trasladarse a estas nuevas sedes. Asimismo, se incluye un polideportivo, una escuela infantil y un centro de bienestar social cuya actividad principal decidirá la Junta de Distrito de Centro.
La polémica por la reforma de uno de los perfiles más característicos de Madrid comenzó desde que, en 1997, el Arzobispado de Madrid y el Ayuntamiento de la capital firmaron el primer acuerdo sobre el uso de los terrenos anejos a la Basílica de San Francisco el Grande, el Seminario Conciliar, las Cuestas de las Descargas y de Javalquinto, una parcela en la Ronda de Atocha y una parte de la calle del Jerte. Los vecinos reclamaban el espacio privilegiado del mirador del río se destinase a equipamientos para el barrio en lugar de cederlo a la Iglesia.
En 2006, se presentó el primer proyecto que presentaba prácticamente la misma configuración que la que se aprobará ahora. Entonces, las reivindicaciones, que se elevaron al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid –que alegaba que se destruía la posibilidad de rehabilitar el Jardín de los Duques de Osuna, en el terreno del Arzobispado–, al Defensor del Pueblo y a Patrimonio Nacional, llegaron a su punto más tenso en enero de 2007 cuando se manifestaron en contra del «pequeño Vaticano» en el espacio en el que el Ayuntamiento había comenzado a construir lo que hoy es el Jardín de las Dalias.
Un proyecto de 2007
Con todo, algunas de las peticiones vecinales se recogieron en el acuerdo sobre el trueque de parcelas que se firmó a finales de 2007 y que esbozaba el proyecto de la reforma que finalmente aprobó la Junta de Gobierno del Consistorio el pasado 31 de julio de 2008. Tras la presentación de alegaciones al proyecto presentado por el Arzobispado y el Palacio de Telecomunicaciones, el Pleno aprueba el próximo viernes el destino definitivo de la polémica cornisa.
Según explicó la coordinadora general del área de Urbanismo, Beatriz Lobón, a este periódico, el perfil de Madrid desde el Manzanares no cambiará radicalmente de aspecto puesto que, debido al desnivel topográfico que hay, la altura de los edificios no tapará ninguna fachada.
Asimismo, la construcción del aparcamiento y la reparcelación de la basílica está sujeta a los permisos que otorguen la comisión de patrimonio del Ayuntamiento de la ciudad y patrimonio de la Comunidad de Madrid, puesto que la zona está declarada Bien de Interés Cultural y en su lugar hay restos de un primitivo convento y otro que proyectó en 1773, Francisco Sabatini. De hecho, el parque de la Dalieda se configuró siguiendo el antiguo trazado del convento de San Francisco, destruido completamente en la década de los 30.
El Arzobispado recibirá 25.000 metros cuadrados para construir una Biblioteca Diocesana, la Casa de la Iglesia con aparcamiento subterráneo, una Residencia de Sacerdotes y un edificio de oficinas. Para los vecinos, además del ya inaugurado parque de las Dalias, habrá un polideportivo con piscina cubierta, una escuela infantil y un centro de bienestar social que se convertirá bien en centro de día, bien en residencia de mayores o en centro de asistencia social a indigentes.
Además, una de las parcelas que en su origen se habían cedido al Arzobispado, se han revertido en el parque de la Cornisa que conectará directamente con Las Vistillas. Igualmente, la Cuesta de las Descargas servirá de acceso tanto para los edificios clericales como para los nuevos equipamientos municipales.

Un paisaje cargado de historia
Las vistas de Madrid desde la pradera de San Isidro, el suroeste de la ciudad, son el paisaje más característico de las afueras de la capital. El Palacio Real, los Jardines de Sabatini, la fachada de San Francisco el Grande y Las Vistillas forman la corona clásica sobre el Río Manzanares. Artistas como Goya han retratado esa panorámica en decenas de cuadros y las promociones de turismo de Madrid de todos los tiempos incluyen la misma fotografía en sus folletos. Además, Madrid puede presumir de que la cúpula de San Francisco el Grande es la tercera mayor de la cristiandad, tan sólo por detrás del Panteón de Agripa, en Roma, y San Pedro del Vaticano.

Últimas noticias