MENÚ
miércoles 16 octubre 2019
03:45
Actualizado

Una silueta de cine

Fue la feminista Amelia Bloomer quien, a mediados del siglo XIX, dio el primer paso al crear los «Loose Bloomer», una especie de bombachos que las mujeres se ponían debajo de las faldas para tener más movilidad a la hora de montar a caballo y estar más cómodas. Pero fue la 1ª Guerra Mundial la responsable de la globalización del pantalón unisex, con tanto éxito que la entonces joven diseñadora Coco Chanel decidió adaptarlo a la silueta femenina. Hollywood hizo el resto. Mientras las grandes «vamps» de la época dorada del cine arrastraban largos vestidos de satén, otro grupo de actrices decidía llevar los pantalones dentro y fuera de la pantalla. La más publicitada fue sin duda Marlene Dietrich y su estética claramente andrógina. Pero Carole Lombard, Greta Garbo y Katharine Hepburn crearon un estilo único e imitado hasta hoy gracias a su fidelidad al traje sastre. En 1966, Yves Saint Laurent remató la jugada al subir a la pasarela la versión femenina del esmoquin. El resto es historia.

  • Una silueta de cine

Tiempo de lectura 2 min.

10 de enero de 2009. 00:11h

Comentada
10/1/2009

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs