Internacional

Evo Morales dimite tras perder el apoyo de las fuerzas armadas

Tras las acusaciones de fraude electoral y la presión de las Fuerzas de Seguridad el ex mandatario se ha visto obligado a renunciar a su cargo por la fuerte presión social

El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció ayer por la noche su renuncia como presidente después de que la auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) haya pedido la repetición de las elecciones presidenciales del 20 de octubre También ha dimitido su vicepresidente, Álvaro García Linera.

Publicidad

«Nuestro gran deseo es que vuelva la paz social (...). El mundo entero que sepa cómo grupos oligárquico conspiran contra la democracia», ha declarado Morales en su discurso de renuncia. Además, se ha referido a los líderes opositores Carlos Mesa y Fernando Camacho. «Espero que Mesa y Camacho y otros comités cívicos no maltraten, no perjudiquen, no engañen con mentiras, no utilicen al pueblo con prevendas», ha afirmado.

Morales también se ha referido a la dimisión de varios altos cargos y congresistas de su partido, el Movimiento Al Socialismo, que han renunciado tras denunciar amenazas e incluso el secuestro de familiares. «Estoy renunciando para que mis hermanas y hermanos dirigentes, autoridades del MAS no sigan hostigados, perseguidos, amenazados», argumentó.

«Lamento mucho este golpe. Quiero decirles que la lucha no termina acá. Vamos a continuar con esta lucha por la igualdad y la paz», remachó Morales. «Mi renuncia no es ninguna traición a los movimientos sociales y movimientos indígenas. La lucha sigue», apostilló, al tiempo que ha denunciado que su «pecado» es «ser dirigente sindical, de ser indígena, cocalero».

En ese sentido, Morales ha reivindicado el legado de su Gobierno. «Estamos dejando una nueva Bolivia, una Bolivia en proceso de desarrollo. A los jóvenes quiero que sean más solidarios mas humanos, tengamos valores, a la Policía nacional no sean instrumento del capitalismo», indicó.

Publicidad

Además, Morales ha denunciado que ofrecieron 50.000 dólares a su personal de su seguridad para entregarlo y ha apuntado a Mesa y a Camacho si algo le sucede. Morales se ha referido también al informe de la OEA, a la que ha instado a decir la verdad sobre este «golpe de Estado».

Inmediatamente después, se ha conocido la renuncia del vicepresidente, Álvaro García Linera, quien ha acompañado a Morales como su «número dos» desde que llegó al Palacio Quemado en enero de 2006. «He sido el vicepresidente de un indígena, de un campesino, y le seré siempre leal», ha asegurado García Linera en el vídeo retransmitido por la televisión estatal.

Publicidad

«Estaré siempre a su lado, acompañándolo en las buenas y en las malas», indicó. De hecho, según informan algunos medios locales, Morales y García Linera han partido juntos desde el aeropuerto de El Alto en el avión presidencial.

El «número dos» de Morales ha denunciado además que «el golpe de Estado se ha consumado». «Fuerzas extrañas, fueras oscuras intimidaron personas para bloquear, para golpear con palos y clavos a mujeres, fue la primera etapa de un golpe de Estado para destituir a un Gobierno democráticamente constituido», añadió.

«Nosotros no hemos provocado muertes. Son ellos los que han provocado (...). Hemos tomado esa decisión para que no se use la violencia para que no maltraten mas familias, para que no golpeen más a nuestras gentes», remachó.

El presidente Evo Morales dejó La Paz y se encuentra reunido con dirigentes cocaleros de Cochabamba, y hay versiones de que pediría refugio en la Argentina, en medio de una profunda crisis política y social, que se agravó tras el nuevo llamado a elecciones de ayer.

Fuentes de la Organización de los Estados Americanos (OEA) confirmaron a LA RAZÓN que Morales aterrizó en Cochabamba, la región que lo vio nacer como dirigentes político y social, para reunirse con dirigentes cocaleros.

Un funcionario del Gobierno argentino también confirmó a esta diario que el mandatario boliviano solicitó ingresar tanto a Argentina como a otros países de la región.

Publicidad

El avión que lo trasladó a Cochabamba está bajo el comando de las Fuerzas Aéreas que, según fuentes del Gobierno de Bolivia, se mantendrían en apoyo a Morales. El viaje surgió después de que las Fuerzas Armadas le pidieron la renuncia a Morales «por el bien de Bolivia» e instaron «al pueblo y sectores movilizados deponer actitudes de violencia».

«Luego de analizar la situación conflictiva interna, pedimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad, por el bien de nuestra Bolivia», dijo el comandante general de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman.

Morales asumió el poder en 2006, y tras realizar algunas reformas, logró ser reelecto en las polémicas elecciones del 20 de octubre. Tras el cierre de los comicios, el conteo de votos se detuvo inexplicablemente durante casi un día, lo que provocó acusaciones de fraude y disparó protestas de la oposición, huelgas y cortes de rutas.