“El venezolano Tarek William Saab no puede criticar a los jueces españoles y luego no enviarles la documentación solicitada”

La defensa del joven Enzo Franchini contesta al fiscal general chavista. Mañana será la vista del ingeniero ante la Audiencia Nacional

Thumbnail

Mañana es un día crucial y esperado en la vida de Enzo Franchini. El ingeniero de 34 años, con doble nacionalidad (italiana y venezolana) al que las autoridades chavistas piden su extradición, acudirá a la Audiencia Nacional, donde se celebrará la vista extradicional ante la Sección Primera de la Sala de lo Penal. El ministerio fiscal y su defensa explicarán las razones por las cuales Enzo no debe ir extraditado a Caracas. “Después de esta vista, la Sección Primera, que se compone de tres magistrados, será la que tome la decisión finalmente de si se entrega o no a Enzo a Venezuela”, explica el abogado Ismael Oliver, al frente de la defensa del joven antichavista. En el despacho de Oliver abogados, que han asumido su caso pro bono, recuerdan que a pesar del calvario que ha vivido Enzo tanto en Venezuela como en España, todavía puede ser extraditado.

La semana pasada, el fiscal general Tarek William Saab criticó a los jueces españoles y defendió que Venezuela había cumplido con los protocolos. A lo largo de su carrera, ¿había visto usted que se enviara la documentación extradicional ilegible?

Le contesto a lo que dice don Tarek William Saab, porque considero que ese señor no es el fiscal general de Venezuela. Ese señor funge, yo no sé si finge, pero funge como fiscal, y creo que no se reconoce como fiscal porque toda la comunidad internacional, prácticamente unánime, no le reconoce. Es más, está sancionado, y como todo el mundo sabe, de personarse en territorio español, estaría detenido. Por tanto, por respeto a las decisiones que toman los órganos judiciales internacionales, no voy a responder al fiscal general, voy a responder a Tarek William Saab. Creo que el señor Tarek no está informado, simplemente ese el problema que tiene. No quiero calificar ni valorar otras conductas, solamente le muestro la documentación que envío Venezuela. Ésta es la documentación que se envía para solicitar a una persona y acusarle de asesinato. Más de la mitad de los documentos que envía Venezuela son ilegibles. Podría pensarse que esto es un argumento de la Defensa, pero el juez de instrucción, el señor Pedraz, en un auto del 6 de septiembre, en una extralimitación del juez -pero que respeto- le pide de nuevo a Venezuela que, en el plazo de 30 días, remita a este juzgado dicha documentación de manera que esta resulte legible. Esto lo dice un juez, no lo dice el abogado defensor de Enzo Franchini. Venezuela no atendió al requerimiento judicial de este juez. No lo atendió. Se pasaron los 30 días, más los 40 días, con lo cual son 70 días, en los que Enzo Franchini ha estado en prisión. Hubiera sido tan fácil como mandar la documentación de manera legible y atender a un requerimiento judicial. Lo que no se puede es criticar a los jueces españoles diciendo que son partidarios o que no conceden la extradición cuando resulta que Venezuela manda estos documentos y además no atiende luego a un requerimiento de un juez español que le pide por favor que se la envíe otra vez.

¿Por qué es una extralimitación?

Porque desde ese mismo día Enzo Franchini debía estar puesto en libertad. El juez sin embargo, tomó la medida- desde nuestro punto de vista- excesiva, de mantenerle en prisión 30 días más, en una extraordinaria concesión de un plazo que no debería haberse dado. Nos encontramos que el juez se extralimita un poco de esas funciones y luego el señor Tarek William encima critica a los jueces españoles cuando resulta que no les atiende. Resulta que tanto el fiscal, el ministerio público español, como yo, hemos llegado a la misma conclusión: no solamente no se lee, es que además, lo poquito que se lee resulta que no nos dice nada respecto a Enzo Franchini. No nos dice qué ha hecho, no nos dice nada de los hechos que le imputan el asesinato. Por tanto, cuando no tenemos una narrativa de hechos, no podemos dar una extradición. El ministerio público español rechaza la entrega. Eso también es insólito. Porque la Fiscalía normalmente siempre accede a la entrega de los que son solicitados. Por primera vez en muchos años, la Fiscalía española dice que no se puede entregar porque no se cumplen los requisitos de los pocos documentos que se leen. Coinciden con nosotros en dos sentidos, en que no solamente no se leen, si no que en lo poco que se lee tampoco cumple los requisitos. Por tanto, Tarek William no puede criticar a los jueces españoles, que aún no se han pronunciado. Lo harán mañana. Y decidirán sobre la base de estos documentos y sobre la base de que la Fiscalía y la defensa de Enzo Franchini coinciden en que lo poco que se lee no es descriptivo de ningún hecho punible. Cosa que coincide con el propio fallecido, quien antes de morir, nunca describió a Enzo Franchini, porque Enzo es ajeno a esa lamentable y triste muerte. Todo coincide, no hay manera de vincular a Enzo con este asesinato. Tarek padece cierta incontinencia verbal porque los jueces españoles a los que ha atacado sinceramente, no se han pronunciado, y cuando lo hagan lo harán conforme al derecho.

¿Alguna vez ha extraditado Venezuela a España a miembros de la banda terrorista ETA?

El caso concreto de los miembros de ETA que pudieran estar en Venezuela no solamente no se han entregado, es que no ha habido una cooperación en el sentido de identificarles, localizarles, sino unas ciertas evasivas. Nunca se ha podido materializar ninguna entrega de ningún etarra de los que presuntamente o posiblemente estén residiendo en Venezuela durante muchos años.

Ha mencionado usted la palabra “presuntamente”, durante mucho tiempo Enzo ha sido señalado, acusado por autoridades como el número dos del chavismo, Diosdado Cabello o el propio Tarek William Saab. ¿Es normal que las autoridades le tachen directamente de "asesino"?

No, no es habitual. Es una quiebra de la presunción de inocencia. Pero en este caso, lamentablemente lo que está ocurriendo en Venezuela es que el principio de la presunción de inocencia no se produce desde hace muchos años. La Fiscalía venezolana, representada por la que sigue siendo la fiscal general, Luisa Ortega, abrió diligencias sobre estos hechos. En ningún momento Enzo fue llamado, ni tuvo que prestar declaración, ni estuvo en una eventual posibilidad de que fuese un coautor directo o indirecto de este crimen y se archivaron las diligencias. Lo que ocurre es que el régimen necesita un producto, y el producto es Enzo, y necesitan condenarlo antes de tenerlo extraditado y por eso le señalan y, por eso, la presunción de inocencia no existe. Por supuesto que no. Es más, lo más probable es que si Enzo Franchini llega a Venezuela se “caería por una ventana” o le pasaría cualquier cosa. Porque no se pretende hacer justicia. Se pretende dar una imagen distinta. Quizá se pretenda decir que Venezuela ha cumplido con todos los trámites formales y enviar documentos en negro. Venezuela no solo no ha cumplido, sino que no ha atendido al requerimiento español de que por favor lo vuelva a enviar legible. No es respetuoso después de hacer esto acusar a los jueces españoles.