Internacional

La (pen)última promesa incumplida de Boris Johnson

El Gobierno británico deberá ahora nominar a un comisario europeo que permanecerá en Bruselas apenas un mes

Boris Johnson tendrá que romper muy pronto otra de sus grandes promesas. Después de haber dicho que “antes muerto en una zanja que pedir una nueva extensión” a Bruselas o que sacaría a Reino Unido de la UE el 31 de octubre “sin peros ni condiciones”, el líder "tory" tendrá ahora que volver a contradecirse de sus palabras al nominar un comisario europeo.

Publicidad

La futura presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha mandado ya dos cartas a Downing Street relativas a esta cuestión, recordando al "premier" que Reino Unido sigue siendo a día de hoy miembro de la UE, por lo que debe cumplir con sus obligaciones.

El nombramiento de un comisario fue, de hecho, uno de los requisitos que los Veintisiete pusieron a Londres cuando, ante la incapacidad de Westminster para ejecutar el divorcio, el Gobierno se vio obligado el mes pasado a pedir una nueva prórroga del Brexit hasta el 31 de enero de 2020.

Está previsto que la nueva Comisión comience a funcionar el próximo 1 de diciembre. Johnson ha prometido que, si gana las elecciones anticipadas en Reino Unido del 12 de diciembre, sacará al país del bloque en enero con el acuerdo cerrado en la última cumbre europea.

En este sentido, el comisario británico estaría un mes escaso en su puesto. Con todo, Bruselas insiste a Londres que tiene que presentar a su candidato, “con la mayor brevedad posible”.

Publicidad

Aunque el "premier" no se ha manifestado directamente sobre esta cuestión, un portavoz del Número 10 aseguró que el Gobierno británico cumplirá con la ley. "Reino Unido cumple con sus obligaciones legales, y nuestros funcionarios permanecen en contacto regular con el equipo de la presidente electa [de la comisión]", matizó.

El pasado mes de julio, en su primera intervención ante la Cámara de los Comunes convertido en "premier" después de suceder a Theresa May tras ganar las primarias del Partido Conservador, Johnson explicó que "bajo ninguna circunstancia" nominaría a un nuevo comisionado, ya que estaba determinado a sacar al país del bloque para Halloween.

Publicidad

Tras ver frustrado su objetivo, asegura ahora que Reino Unido debe “terminar con el día de la marmota”. En medio de la campaña electoral, el líder "tory" visitó una fábrica de coches eléctricos en Warwickshire, en el centro de Inglaterra, para mostrar el compromiso de su partido con el medio ambiente. Y allí señaló que el país “no puede darse el lujo de desperdiciar más tiempo para decidir si quiere y cómo debe abandonar la UE”, en clara crítica a la oposición laborista, que promete ahora negociar un nuevo acuerdo y someterlo a referéndum.

Los conservadores han ampliado la ventaja frente a los laboristas, con una diferencia de 14 puntos, en una última encuesta sobre intención de voto. El sondeo, hecho por la firma YouGov para el diario "The Times", señala que los "tories" han conseguido un mayor apoyo después de que el Partido del Brexit de Nigel Farage anunciase el lunes que la formación no presentará candidatos en las circunscripciones correspondientes a los 317 escaños ganados por los conservadores en 2017 a fin de no dividir el voto.

La consulta otorgaba ayer a las filas de Johnson un 42% de apoyo, frente al 39% que tenían antes del anuncio de Farage, mientras que los laboristas, subieron 2 puntos hasta el 28%, en tanto que los proeuropeos del Partido Liberal Demócrata pierden un punto hasta el 15%.