Aznar reclama transformar la OTAN para que sea garante de estabilidad y del orden liberal

El ex presidente alerta de “una Rusia nuevamente activa que intenta como siempre dividir a los aliados europeos”

El ex presidente del Gobierno José María Aznar defendió hoy la pervivencia de la OTAN y deseó que ésta pueda afrontar “una transformación que garantice el cumplimiento de los objetivos que siguen siendo fundamentales para la prosperidad del mundo”. Durante la presentación del informe "La Alianza Atlántica 70 años después: de la reforma a la refundación" de la fundación FAES, Aznar se mostró un “atlantista convencido” en un momento en el que la Alianza ha sido cuestionada por el presidente Donald Trump, que la calificó de “obsoleta” y por su homólogo francés Emmanuel Macron, quien dijo recientemente que está “en muerte cerebral”.

El ex líder del Partido Popular dijo que el pacto atlántico es “mucho más que un presupuesto de defensa y mucho más que un pacto militar”· A su juicio es, sobre todo, “un pacto político que une a aliados que comparten los mismos valores y principios desde el punto de vista de la organización del mundo”, un pacto añadió, “que ha producido la mayor etapa de libertad y prosperidad del mundo” y que preserva el orden liberal.

También se refirió al papel que tiene la OTAN frente a “la amenaza de una Rusia nuevamente activa y que intenta como siempre dividir a los aliados europeos” y a otro “poderes amenazantes” como Irán y Corea del Norte. En un proceso de transformación del orden internacional y “de los poderes de dentro”, la Alianza Atlántica “es la mejor garantía para seguir manteniendo estabilidad y seguridad”.

El informe ha sido elaborado por una docena de investigadores coordinados por Mira Milosevich, Florentino Portero. Este último señaló en la presentación que “la Alianza Atlántica nació con vocación de perpetuidad, y se ha mantenido mientras no cuestionamos el orden liberal”, pero señaló que ahora tiene que emprender un cambio, que debe sustentarse en la búsqueda de una estrategia común compartida por todos los países miembros para hacer frente a los desafíos del nuevo orden internacional.

En este sentido, Milosevich añadió que “la amenaza rusa ha dado un impulso a la OTAN, pero se necesita una estrategia basada en la unidad, la disuasión y la resistencia”. La investigadora consideró que Rusia es una amenaza "en muchos sentidos para la OTAN, pero entre todas ellas destacaría el papel de Moscú como una amenaza híbrida". En este sentido señaló como "una gran tarea" la de diagnosticar "las vulnerabilidades de los países miembros respecto a Rusia".

“La conjunción de atlantismo, europeísmo y orden liberal es la más deseable y provechosa para afrontar el futuro complicado que tenemos delante”

Aznar sostuvo que "no es razonable" plantear una defensa autónoma europea "si no se explica si se está dispuesto a financiar esa defensa y para qué va a ser utilizada" porque "se tendrá que dedicar mucho más presupuesto que si se permanece en la OTAN". "Otra cosa es la defensa de Europa, que es inimaginable a día de hoy si la existencia del pacto atlántico y la OTAN. Los riesgos no se han reducido, han aumentado, son de otro tipo. Eso es lo que hace necesaria su transformación", defendió.

Portero, el coordinador del informe, auguró que "sólo con el liderazgo de Estados Unidos, con un nuevo concepto estratégico y con el regreso a las inversiones en Defensa será posible su pervivencia". En el informe se pone de manifiesto que "la Alianza corre el riesgo de quedar relegada a un papel secundario salvo que sus integrantes afronten con decisión su refundación".

Sobre las polémicas declaraciones de Macron en las que aseguraba que la OTAN están “en muerte cerebral”, Portero indicó que esta afirmación “intentaba despertar la necesidad en Europa de revitalizar la Alianza Atlántica”. También señaló que “cuando Merkel y Macron hablan de defensa europea están hablando de la industria de defensa” que evite que la UE “no se quede fuera de la cuarta revolución industrial”.