Trump se muestra dispuesto a testificar en el proceso de “impeachment”

Ocho funcionarios del Gobierno testificarán esta semana en el Congreso

En la semana que testificarán en audiencia pública hombres claves en el caso de "impeachment" como el teniente coronel Alexander Vindman, el presidente Donald Trump ha aprovechado para anunciar que está dispuesto a testificar el mismo. Al menos por escrito, pero desde luego que con vistas a la investigación de los Comités del Congreso que sopesan abrirle un juicio político. Lo ha explicado él mismo, vía Twitter, con un mensaje que ha sobresaltado incluso a los más fogueados de sus consejeros.

«A pesar de que no hice nada malo y de que no me gusta dar credibilidad a esta mentira que no se ajusta al proceso debido, me gusta la idea y lo haré para que el Congreso vuelva a enfocarse (en temas legislativos). ¡Me lo estoy planteando seriamente!». Su retadora baladronada iba también dirigida contra Nancy Pelosi, su archienemiga demócrata y objeto dilecto de sus más aceradas diatribas. «La presidenta de la Cámara de Representantes», ha escrito Trump, «la nerviosa Nancy Pelosi, que está paralizada por el ala radical sabiendo que se irá pronto, sugirió el domingo que yo testifique en la falsa Caza de Brujas del Juicio Político. También dijo que podría hacerlo por escrito».

Encantado de recoger el guante Trump retoma las tácticas que ya empleó durante los días del Rusiagate y la investigación dirigida por el fiscal especial Robert Mueller. En aquellos días, y contra el criterio de sus abogados y la opinión de sus asesores, el presidente fantaseo en público con la idea de presentarse ante los detectives del FBI y los fiscales.

Afortunadamente para sus intereses lograron convencerle de que no era la mejor idea: una cosa es contradecirse en las redes sociales, en un mitin o un debate electoral y otra, muy distinta, hacerlo delante de unos investigadores y en el marco de un proceso que puede tener consecuencias penales. En el caso del "impeachment" Trump se todavía se resiste a nombrar un equipo de especialistas y ha mantenido un pulso eminentemente político.

Esta es la primera vez que Trump habla sobre la posibilidad de testificar ante el Congreso, que hasta ahora ha acogido varias audiencias públicas en la primera fase de investigación sobre un hipotético juicio político.

“A pesar de que no hice nada malo y de que no me gusta dar credibilidad a esta mentira que no se ajusta al proceso debido, me gusta la idea y lo haré”

Las pesquisas se centran en determinar si Trump demoró de manera consciente la entrega de ayuda militar de 400 millones de dólares a Ucrania para obtener una investigación de Kiev sobre el ex vicepresidente y actual rival político, Joe Biden, y los negocios de su hijo Hunter en ese país.

Ucrania ha estrechado su relación con EE UU desde 2014, cuando Moscú se anexionó la península de Crimea; y, de hecho, desde 2014 el Congreso estadounidense ha autorizado 1.600 millones de dólares en asistencia militar a Ucrania.

Se espera que esta semana al menos otros ocho funcionarios y exfuncionarios del Gobierno de Trump concurran a declarar ante el Congreso en audiencias televisadas a todo el país, dentro del marco de estas pesquisas.

En caso de que la Cámara Baja apruebe que debe haber juicio político contra el mandatario, será el turno del Senado, dominado por los conservadores, para valorar y votar sobre su posible destitución. Precisamente por la mayoría republicana, es poco probable que el proceso termine con Trump fuera de la Casa Blanca.