Política

¿Por qué las protestas en Hong Kong se han vuelto tan violentas?

“La Policía ha gestionado mal la crisis”, explica el profesor Stephenson Pok Yin Chow a LA RAZÓN

China.-La Policía mantiene el asedio a la Politécnica de Hong Kong en medio de los disturbios en apoyo a los estudiantes
Disturbios en Hong Kong 18/11/2019 ONLY FOR USE IN SPAIN KEITH TSUJI/ZUMA WIRE/DPA / KEIT

Ante la escalada de violencia en Hong Kong, preguntamos a Stephenson Pok Yin Chow, profesor de Derecho en la City University de Hong Kong sobre las claves de la crisis en la ex colonia británica y el papel de China. El profesor augura que sí se celebrarán las elecciones este domingo, pero es algo pesimista ante la brecha y el odio que se ha generado en Hong Kong.

¿Por qué ha escalado tanto la violencia en Hong Kong?

La violencia ha escalado muy rápido después de la muerte de Alex Chow, un estudiante de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Hong Kong, falleciera bajo sospechosas circunstancias, en un parking, a principios de este mes, alimentando las especulaciones de que lo hizo la Policía. Los agentes han manejado mal la situación, primero al negar que hubiera ningún agente en el aparcamiento y después al decir al día siguiente que sí que estaban allí justo antes de la muerte de Chow (una vez que se habían difundido las imágenes de las cámaras de seguridad). Los manifestantes convocaron entonces una huelga general (incluida la de estudiantes) que pronto llevó a las barricadas en los campus de las universidades cercanos a las autopistas principales. Casualmente, estas universidades están localizadas cerca de las autopistas más importantes de Hong Kong, por lo que los manifestantes las han ocupado también en un intento de asfixiar la actividad económica. La Policía ha buscado «recuperar» las áreas ocupadas con el uso indiscriminado y desproporcionado de gas lacrimógeno, balas de goma y otros proyectiles, generando heridos y una consecuente escalada de la violencia, con manifestantes que los lanzan bombas de gasolina en respuesta.

FOTO: THOMAS PETER Reuters

¿Habrá elecciones este domingo con el actual caos reinante?

Los acontecimientos evolucionan tan rápido que es difícil de determinar. Creo que sí habrá comicios, especialmente después de que los manifestantes asediados en la Politécnica hayan sufrido muchas bajas. Las protestas, sobre todo las violentas, bajarán de actividad. Las acontecimientos evolucionan tan rápido que es difícil de determinar. Personalmente creo que se irá adelante con las elecciones, especialmente ahora que el asedio a la Politécnica ha terminado con varias bajas entre los manifestantes. La actividad de protesta (en especial, las acciones de protestas violentas) rebajarán la intensidad y se frenarán. Esto también se deberá a la posible ley que pasará Estados Unidos sobre Derechos Humanos y Democracia en Estados Unidos (y cualquier actividad violenta podría afectar al resultado). Pero la violencia podría erupcionar durante el día las votaciones por todo tipo de motivos, incluidos motivos "inocentes" como el desacuerdo sobre las diferencias ideológicas, ahora que el odio corre con fuerza. También hemos presenciado la violencia contra los candidatos (de ambos lados del espectro político, aunque desproporcionado por parte del campo pandemocrático y de los candidatos independientes), siendo objeto de ataques físicos agresivos.

China ha demandado a Estados Unidos y Reino Unido que dejen de interferir en los asuntos de Hong Kong pero, ¿cómo está Pekín manejando la situación en Hong Kong?

​El Gobierno chino continúa respaldando a la Policía de Hong Kong y, a principios de este mes, en la Cuarta Sesión Plenaria del XIX Comité Central del Partido Comunista de China (CPC), aseveró que Hong Kong debería establecer un régimen de seguridad nacional y los marcos legales para ello. El apoyo del Gobierno chino a la Policía de Hong Kong (incluso ante la brutal violencia policial) es muy desafortunado.

Primero, el artículo 14 de la Ley básica prescribe que el Gobierno local es responsable del orden público en Hong Kong, lo que significa que está bien dentro de la autonomía de Hong Kong. Sin embargo, el Gobierno central busca, primero, malinterpretar el evento como un movimiento a favor de la independencia, y luego buscó reivindicar el control directo, fue una clara elusión de la garantía de la Ley Básica. La maquinaria de propaganda estatal lanzó una extensiva campaña de desinformación para etiquetar a los manifestantes de Hong Kong como defensores de la independencia y movilizaron al nacionalismo contra Hong Kong, profundizando el odio y la desconfianza entre Hong Kong y los residentes continentales. En segundo lugar, China, al respaldar a la Policía ha dañado severamente la imagen de la autoridad central en los ojos del público general de Hong Kong. Tercero, las autoridades centrales que respaldan a la Policía han ofrecido soluciones políticas imposibles (o al menos ha dificultado que se logre una solución política y pacífica a la actual crisis).

Por ejemplo, la demanda más importante que salió a relucir fuertemente desde el público era establecer una Comisión de Investigación para que indagara el mal comportamiento de los agentes de Policía. El hecho de que las autoridades centrales estén respaldando a la Policía de Hong Kong ha hecho imposible que la Administración de Hong Kong (es decir, la jefa ejecutiva y sus asesores) hagan concesiones.