Uruguay se ha cansado de la izquierda

Este domingo se medirán en las urnas el candidato de la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio, Daniel Martínez, y el candidato opositor del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, quién lidera todas las encuestas de intención de voto

Uruguay es el país más estable de la región. A diferencia de lo que ocurre con sus vecinos, el debate público uruguayo es mucho más moderado y tanto la izquierda como la derecha se mantienen en el centro político, sin demasiados aspavientos ni invectivas. El Frente Amplio ha mantenido la Presidencia del país sudamericano durante toda una quincena -primero con José Mújica y luego con Tavaré Vázquez-, pero los sondeos de opinión sobre la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de este domingo, apuntan a que no lo hará por más tiempo.

La situación económica de Uruguay es el asunto que ha marcado la campaña. Y es que, el déficit fiscal y el desempleo amenazan con que la economía del país quede estancada. Los dos candidatos que se presentan en la segunda vuelta -Daniel Martínez del Frente Amplio, y Luis Lacalle Pou del Partido Nacional- se inclinan hacia una receta diferente para solventar el problema: por un lado, Daniel Martínez, que propone capacitar a 80.000 trabajadores al año e incentivar la pequeña y mediana empresa; y por otro lado, el candidato de la oposición, Luis Lacalle Pou, que se inclina hacia una opción más liberal: promover un “shock de austeridad”, disminuyendo el gasto público en 900.000 millones de dólares. Según Martínez, este “ajuste salvaje” propuesto por la oposición repercutirá en la seguridad pública, la salud, la educación la vivienda y en el resto de prestaciones sociales. Pero Lacalle se defiende diciendo que puede conseguir atajar el problema del déficit sin recortar las políticas sociales.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales -celebrada el pasado 27 de octubre-, el representante del Frente Amplio, Daniel Martínez, lideró el recuento, consiguiendo el 39,2% de los apoyos. Quedó a más de diez puntos de diferencia respecto al opositor del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, que obtuvo el 28,6% de los votos.

Los sondeos de opinión apuntan a que la segunda vuelta de este domingo arrojará unos resultados completamente diferentes a los del 27 de octubre, porque los partidos de la oposición han decidido aunar sus fuerzas para respaldar al candidato opositor, y sacar al Frente Amplio de la Presidencia. Los líderes del Partido Colorado (centro-derecha), del Partido de la Gente (derecha), del Partido Independiente (cento-izquierda) y de Cabildo Abierto (derecha) ya han mostrado su apoyo a la propuesta de formar un Ejecutivo “multicolor”. O cómo lo ha llamado Luis Lacalle, un Gobierno de “muchas verdades”, que tendrá como objetivo acabar con -lo que él llama- “la verdad única” del Frente Amplio. Esta alianza se ha materializado en un acuerdo firmado por todos ellos llamado “Compromiso País”, que consta de 12 puntos con los que pretenden abordar los problemas que aquejan al país. Las encuestas de intención de voto prevén que el candidato de la derecha recave entre el 47 y el 51% de los apoyos, frente al 42-43% del candidato oficialista.