¿Qué está pasando en América Latina?

Una corriente de profundo malestar se ha extendido por América Latina y promete convertirse en una crisis profunda. Miles de personas de países tan diversos como Chile, Haití y Ecuador han salido a las calles en los últimos meses para mostrar su descontento por la falta de oportunidades y la pobreza creciente, pero también por la corrupción, la debilidad de las instituciones y las carencias de sistema democráticos que parecen diseñados para perpetuar la desigualdad y la corrupción.

Algunos llaman a este fenómeno “la primavera latinoamericana”. Es un movimiento diverso y espontáneo de rechazo a las élites que se ha expresado mayoritariamente de forma pacífica, pero también ha venido cargado de altas dosis de violencia por parte de una minoría que ha puesto en guardia a gobiernos como los de Colombia, Chile y Bolivia.

La respuesta inicial de las autoridades ha sido la represión contra los manifestantes, pero tras comprobar la persistencia y la fuerza de las movilizaciones, en varios países se han ofrecido garantías sociales y promesas que no han conseguido aplacar las demandas. La herida es tan profunda que no sirven medias tintas, parece ser la reacción de la calle.

En Argentina el malestar por la crisis económica sigue creciendo, en Brasil la reforma de las pensiones ha generado un gran rechazo social y en Colombia el descontento tiene causas tan variadas que van de lo económico a cuestiones de seguridad y violencia. Mientras, países como Venezuela y Nicaragua se mantienen instalados desde hace tiempo en una crisis profunda que ha terminado de romper la paz social y el tejido productivo.

Bolivia o Colombia son algunos de los países en los que la protesta social ha cobrado fuerza en las últimas semanas. Una crisis política que recorre toda la región. En este vídeo La Razón explica las orígenes de este malestar que pone en riego la estabilidad del continente.