La Policía española asesorará a Chile para frenar la violencia

Los Carabineros recibirán entrenamiento de las policías de Reino Unido, España y Francia sobre orden público

No hay respiro para Sebastián Piñera, un presidente incapaz de «apagar» las calles. La Mesa de Unidad Social de Chile​ –que conforman más de 200 organizaciones de la sociedad civil– convocó un paro escalonado, que empezó hoy lunes y se extenderá hasta el martes a las 12 de la noche. Sus organizadores piden, entre otras cosas, la dimisión del presidente. La anterior huelga acabó en una gran ola de violencia que estuvo a punto de provocar la declaración del estado de excepción por segunda vez.

En este contexto, el presidente chileno reveló que el cuerpo de los Carabineros recibirá asesoría profesional de las policías de Reino Unido, España y Francia «para poder enriquecer la estrategia y el procedimiento operativo, para poder mejorar los mecanismos de control del orden público y dar un mejor resguardo a nuestros compatriotas». Las revueltas han dejado 23 muertos y más de 2.000 heridos.

Según explicó el mandatario, serán las fuerzas policiales de Inglaterra, España y Francia las que prestarán asesoría a los uniformados nacionales, con el fin de “enriquecer las estrategias y el procedimiento operativo, para poder mejorar los mecanismo de control del orden público, para dar un mejor resguardo a nuestros compatriotas”.

Piñera camina sobre el alambre. Después de cinco semanas de protestas en las calles, su figura está en entredicho por no haber sabido gestionar la mayor crisis política y social que ha vivido el país en las últimas décadas. Su popularidad ha caído por los suelos. Apenas un 9% de los chilenos considera está realizando una buena gestión, un mínimo histórico. De poco le ha servido que el Gobierno aceptara una negociación para reformar la Constitución de Pinochet.

La tasa de desaprobación del mandatario también ha aumentado en los últimos días y ronda ya el 81%. El creciente malestar ciudadano también se hace palpable en la valoración del Gobierno, que solo recibe el visto bueno del 13% y cuenta con el rechazo frontal del 80% de la ciudadanía, según el sondeo de la firma Cadem.

La insistencia de los manifestantes ha llevado al Gobierno a redactar un proyecto de ley que permita emplear a las Fuerzas Armadas para proteger «infraestructura crítica» sin necesidad de declarar el estado de excepción previsto en la Constitución. «Esta colaboración militar va a permitir liberar a un número muy significativo de Carabineros para que puedan cumplir sus labores de proteger a nuestros compatriotas, de proteger el orden público, de asegurar la paz», argumentó Piñera.