La primera macroencuesta electoral otorga la mayoría absoluta a Boris Johnson

Los conservadores obtendrían 359 de los 650 escaños del Parlamento, lo que permitiría al “premier” completar el Brexit. Los laboristas sufrirían su peor debacle desde los tiempos de Thatcher

British PM Boris Johnson visits Plymouth
Boris Johnson en un acto de campaña este jueves en PlymouthPOOLReuters

El "premier" Boris Johnson está cada vez más cerca de conseguir la ansiada mayoría absoluta que necesita en los comicios adelantados del próximo 12 de diciembre para poder ejecutar el Brexit. Tras el Parlamento dividido que quedó en las elecciones de 2017, el líder "tory" es consciente que ahora no basta con ganar. Si quiere sacar a Reino Unido de la UE, necesita un Gobierno fuerte y estable sin rebeldes que le compliquen la vida en las votaciones de la Cámara Baja.

Según la macro encuesta realizada por YouGov, publicada hoy por "The Times", los conservadores ganarían ahora por una amplia mayoría de 68 escaños, el mayor éxito desde la tercera reelección de Margaret Thatcher en 1987. En definitiva, 359 asientos frente a 211 de los laboristas, el peor resultado desde Michael Foot en 1983. Por su parte, los independentistas escoceses del SNP serían la tercera fuerza más votada con 43 asientos y los Liberal Demócratas con 13 asientos. El Partido del Brexit de Nigel Farage se quedaría sin representación.

Aunque cada día se publican diferentes encuestas, la de YouGov se esperaba con gran expectación, ya que su sofisticado modelo de análisis fue el único que predijo en 2017 un Westminster sin mayorías. Tras realizar más de 100.000 entrevistas durante siete días, se elaboró un modelo de las preferencias de votación en función de la edad, género, educación, voto anterior, localización y otros factores, que se aplicó luego a la composición demográfica y las características individuales de cada distrito. En otras palabras, se analizan escaños, no tanto porcentaje de votos, que es al fin y al cabo lo que importa debido al complejo sistema electoral británico, nada proporcional

Ahora bien, los propios autores de la encuesta recalcan que el margen de victoria conservadora proyectado en al menos 30 distritos es tan sólo del 5% por lo que, advierten que una caída de 11 puntos porcentuales a menos de 7 podría negarle Johnson el número de asientos suficientes para ejecutar el divorcio con el bloque.

Francis Elliot, editor político de "The Times", aseguró que “pocos odiarán más las predicciones de una holgada victoria conservadora que el propio Boris Johnson”. “En primer lugar, necesita ahora que aquellos que dicen que tienen la intención de respaldarle realmente acuden luego a las urnas. Y no sabemos que influencia tendrá el clima en la participación de las primeras elecciones celebradas en diciembre dese 1923. En segundo lugar, los activistas experimentados se estremecen ante la complacencia y arrogancia”, matiza.

Los expertos también señalan la importancia que toma ahora el voto táctico -pro o contra Brexit- en cada una de las 650 circunscripciones que están en juego. En definitiva, nada puede darse aún por sentado.

El propio Dominic Cummings -cerebro de la campaña euroescéptica convertido luego en el principal asesor de Downing Street- ha escrito por primera vez en mucho tiempo en su blog para advertir que aún queda partido por jugar. “En su día os dije que volvería a escribir por aquí si veía peligrar el Brexit”, señala. “En los próximos días veréis muchas encuestas. Algunos dirán que Boris ganará. Pero confíad en mí. Como alguien que ha trabajado en muchas campañas, las cosas están MUCHO [recalca en mayúsculas] más apretadas de lo que parece y existe una posibilidad muy real de que terminemos con un parlamento sin mayorías”, recala.

Por su parte, los laboristas reconocen que se midió mal la estrategia centrándose mucho en aquellos distritos que creían iban a perder a manos de liberal demócratas y subestimando que los bastiones euroescépticos fueran a ser incapaces de votar por tories. Ahora han mandado un ejército de 14.000 voluntarios que van a trabajar estas dos semanas a tiempo completo junto los militantes en los distritos más disputados.

Con todo, la ambigüedad que Jeremy Corbyn sigue mostrando ante el Brexit es uno de los mayores lastres para el partido de la oposición. Dos años después de los últimos comicios, sin tener un discurso claro respecto a la cuestión europea. Y eso en política es una eternidad. Tras muchas idas y venidas y presión de las bases, el manifiesto laborista defiende ahora que, si gana las elecciones, negociará en un plazo de tres meses un nuevo acuerdo de retirada con Bruselas y en un plazo de seis meses lo someterá a un referéndum, donde la permanencia en el bloque será una opción.