Internacional

La cumbre de la OTAN irrumpe en la campaña electoral británica

La operación turca en Siria y las críticas de Macron ensombrecen el 70º aniversario de la Alianza Atlántica, una cita llamada a establecer sus nuevas señas de identidad

El 70º aniversario de la OTAN debía haberse celebrado el pasado 4 de abril, en Estados Unidos, escenario de la firma del Tratado de Washington en 1949. Pero habida cuenta del desdén con el que el presidente norteamericano Donald Trump trata a todos los organismos multilaterales se consideró que tampoco había que tomar riesgos innecesarios, forzando festejos que pudieran acabar en drama.

Publicidad

En su lugar se pensó que quizá sería más apropiado una cita informal en Reino Unido, por aquello de limar asperezas tras el Brexit. Pero el cambio de fechas puede que no fuera una gran idea porque estos meses han dado para mucho. Emmanuel Macron, presidente francés, ha declarado la “muerte cerebral” de la Alianza Atlántica. Turquía ha realizado una polémica intervención en Siria. Y la creciente competencia entre Estados Unidos y China, para el descontento de muchos, parece ahora marcar la agenda.

En definitiva, el aniversario está protagonizado por una crisis de identidad importante. Y por si fuera poco, el país anfitrión está en medio de una campaña electoral para unas elecciones que no sólo marcarán el futuro del Reino Unido, sino también el del propio Brexit.

En este sentido, el “premier” Boris Johnson está algo nervioso. Con motivo de la cumbre, Donald Trump regresa a Reino Unido tras su polémica visita de Estado el pasado mes de junio marcadas por protestas en la calle. El norteamericano no es especialmente popular entre los británicos y aunque Johnson sí tiene buena sintonía con el presidente, teme que cualquier comentario o mensaje en Twitter -tan marca Trump- pueda ahora dañar su imagen en la recta final para los comicios donde la oposición laborista va cortando distancias en los sondeos.

“Como aliados y amigos queridos que somos, tradicionalmente no nos implicamos en las campañas electorales del otro”, dijo Johnson el pasado viernes en una entrevista quizá a modo de mensaje subliminal para el norteamericano, que aterrizó anoche en la capital británica.

Publicidad

Trump ya hizo una incursión en las elecciones, afirmando en octubre que el laborista Jeremy Corbyn, sería “muy malo” para Reino Unido y que Johnson debería pactar con el Partido del Brexit de Nigel Farage.

Corbyn ha conseguido sacar partido de las declaraciones para atacar a los conservadores en esta campaña, asegurando que, si gana las elecciones, venderán partes del respetado Sistema Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) a empresas estadounidenses después del Brexit, como parte del futuro acuerdo comercial.

Publicidad

Los miembros de la OTAN serán agasajados este martes por la noche por la reina Isabel II, con una cena en el Palacio de Buckingham para celebrar el 70 aniversario de la Alianza Atlántica.

El miércoles, los líderes se trasladarán ya al Hotel de Grove, en medio de la campiña inglesa de Watford, para entrar en materia. La OTAN ha revelado que el gasto acumulado en Defensa de los aliados para finales de 2024 será de 400.000 millones de dólares (363.720 millones de euros), y que esa inversión acumulada desde 2016 por parte de los europeos y Canadá será de 130.000 millones de dólares (118.209 millones de euros), por encima de los 100.000 que se preveían.

Se espera que Trump continúe su presión sobre los demás aliados para que incrementen sus aportaciones y cumplan con el compromiso de invertir el 2 % de su PIB en Defensa para 2024.

Según el secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, éste es el quinto año consecutivo de crecimiento en la inversión militar entre los aliados europeos y Canadá, cuyo incremento real previsto para 2019 es del 4,6 %.

Además de pasar revista a operaciones como la de Afganistán o a la política de “doble vía” con Rusia, que combina el diálogo con la disuasión, se espera que los líderes anuncien nuevas aportaciones en relación con la iniciativa de la OTAN que prevé que 30 batallones, 30 escuadrones aéreos y 30 barcos de combate estén disponibles en 30 días. En la agenda también figuran los retos y oportunidades que presenta China tras el interés mostrado por EEUU por tratar el asunto.