¿Se ha descartado la opción militar en Venezuela?

EE UU avisa de “los riesgos” de usar la fuerza de las armas en Venezuela y los países de la región miembros del TIAR optan por las sanciones y la presión política

Estados Unidos no contempla ya la alternativa de una intervención militar en Venezuela, al menos así se desprende de las palabras del secretario de Estado Mike Pompeo cuando afirmó esta semana que “todas las opciones están sobre la mesa para ayudar al pueblo venezolano a recuperar la democracia y la prosperidad (…), pero hemos aprendido de la historia que los riesgos de usar la fuerza militar son significativos”.

Unas horas después de este pronunciamiento, 16 países americanos miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) emitieron un comunicado tras su reunión en Bogotá con una resolución que incluye una lista de 29 personas cercanas al Gobierno de Nicolás Maduro que serán sancionadas. Estados Unidos y la Unión Europea ya dieron pasos similares en el pasado, atacando las finanzas de jerarcas del chavismo y limitando su capacidad de movimiento.

Los representantes de esta instrumento militar, que algunos comparan con una OTAN americana, lanzaron el mensaje de que enfocarán la crisis venezolana mediante sanciones económicas y presiones políticas, pero no con el uso de la fuerza militar.

El Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca se firmó en 1947 para la defensa mutua entre naciones del hemisferio ante ataques armados. Tras décadas en el olvido, fue reactivado en septiembre del año pasado para aumentar la presión contra el régimen de Maduro. Venezuela se retiró del tratado en 2012, pero en julio pasado el presidente interino Juan Guaidó firmó una resolución para la reincorporación de Caracas al TIAR, considerado por el gobierno chavista como un “mecanismo neocolonial”, en palabras del ex canciller Elías Jaua.

El presidente de Colombia, Iván Duque, señaló que “en esta reunión no hay decisiones unilaterales ni invitaciones para usar la fuerza”, pero pidió a la región “elevar su voz” y mayor coordinación para “avanzar hacia la reconstrucción democrática de Venezuela”. El TIAR, indicó, “hoy está más vivo que nunca”.

Tras la reunión de este lunes en Bogotá, Maduro respondió que el TIAR “ha fracasado, con Venezuela no se mete nadie” y criticó al mandatario Duque por querer desviar la atención de las protestas sociales en Colombia mirando hacia Venezuela. Desde Cuba, el presidente Miguel Díaz-Canel aseguró que “la utilización del TIAR, uno de los peores instrumentos de dominación de EE UU, es una grave amenaza para nuestra América”.

El analista político Alfredo Keller aseguró que el mensaje de Pompeo sobre la inhibición de EE UU en Venezuela es una forma de presionar a América Latina “para que resuelva el problema venezolano internamente dentro del continente. Venezuela es una amenaza para la estabilidad de la región, como ha quedado demostrado con la inestabilidad en otros países”. A su juicio, “el TIAR puede ser una toma de conciencia de que hay que aplicar fuerza para resolver el tema venezolano”.

La oposición liderada por Juan Guaidó ha rechazado el uso de la fuerza extranjera en su país, pero otras voces del antichavismo, como la ex diputada María Corina Machado y el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma siguen defendiendo la opción de intervenir en Venezuela para poner fin al Gobierno de Maduro y para detener lo que consideran la intromisión venezolana en el resto de países de América Latina, en consonancia con las palabras de Mike Pompeo en su discurso sobre América Latina. “En la administración Trump seguiremos apoyando a los países que quieren evitar que Cuba y Venezuela secuestren las protestas”, en referencia a las revueltas en Chile, Colombia y Bolivia.

“No hay fuerza interna capaz de derrotarlos, solamente se puede hacer con una gran coalición internacional y por eso la convocatoria del TIAR es un paso muy importante”, añadió Keller, quien asegura que esa coalición “está en la agenda del presidente Duque en Colombia, que es el único que puede tomar la iniciativa, y ha estado en la agenda de Bolsonaro”.

El que fuera consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, defendió una política más agresiva con Venezuela durante su presencia en la Casa Blanca. Si embargo, el propio Trump le reprochó a Bolton su postura sobre Venezuela cuando dijo que su consejero “se pasó bastante de la raya, y creo que se ha demostrado que yo tenía razón”.

Los países miembros del TIAR son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Trinidad y Tobago y Bahamas.