Actualidad

Corbyn sentencia a los laboristas

Christopher Stafford, analista político e investigador en la Universidad de Nottingham

Political election campaign messages and burst balloons are seen at a house in the same street where Labour party leader Jeremy Corbyn lives, London, Britain
Imagen de mensajes políticos de la campaña laborista en la misma calle donde reside Jeremy Corbyn en Londres. REUTERS/Toby MelvilleTOBY MELVILLEReuters

LA RAZÓN ha entrevistado a un analista político inglés para sacar conclusiones del desastre cosechado por el Partido Laborista el jueves en las urnas, y así de paso hablar sobre el devenir de la formación en los próximos tiempos.

¿La debacle de estas elecciones deja al Partido Laborista hundido o podrá recuperarse?

Los laboristas podrán recuperarse, pero no se sabe cuánto tiempo les llevará. A los votantes no les gusta Corbyn o su dirección política, así que depende realmente de a quién elijan para reemplazarle, para ver realmente qué clase de proceso de transición van a seguir.

Los laboristas están divididos entre los partidarios izquierdistas de Corbyn y los moderados con propuestas más realistas, ¿quienes se impondrán?

No habrá una lucha interna en el partido entre los miembros más de izquierda y los de centro-derecha. Los miembros de centro-derecha de la formación intentarán colocar a un nuevo líder, que aumente las probabilidades de voto del Partido Laborista. Sin embargo, el ala izquierda laborista se resistirá ante cualquier cambio en el liderazgo que no respalde sus deseos políticos. Es por eso que Corbyn permanecerá por el momento, tratando de influir así en la elección del que será su sucesor al frente del partido.

¿Qué ha pasado con el “Muro Rojo del Norte”?¿Lo han perdido por el Brexit o hay más razones?

Los votantes tradicionales del partido se han desapegado por dos principales motivos. El primero es el Brexit, los votantes más veteranos lo apoyan y quieren que se lleve a cabo, y el Partido Laborista no les estaba ofreciendo realmente esta posibilidad. La segunda razón es Corbyn en sí mismo, era muy impopular entre este grupo de votantes tradicionales, y eso le ha costado al partido muchos votos.