Actualidad

La reforma judicial podría conducir a Polonia fuera de la UE

El Supremo advierte de que los planes del Gobierno ultraconservador para reducir la independencia de los jueces violan las normas europeas

Poland and Estonia leadership forum In Warsaw
Imagen del presidente polaco, Andrzej Duda, durante un foro en VarsoviaGrzegorz Banaszak/ZUMA Wire/dpa Grzegorz Banaszak/ZUMA Wire/dpa

Polonia podría acabar abandonando la Unión Europea como consecuencia de los planes que su Gobierno tiene pensado llevar a cabo. Las reformas planteadas permitirían que los jueces fueran despedidos en caso de que cuestionen la legitimidad de las reformas judiciales llevadas a cabo por el Ejecutivo.

El Tribunal Supremo ha dicho que los planes de reforma podrían contravenir las leyes europeas y exacerbar, por tanto, las tensiones existentes entre Bruselas y Varsovia. “Las contradicciones entre las leyes polacas y las leyes europeas con toda probabilidad conducirán a una intervención por parte de instituciones europeas por la infracción de determinados tratados, y más a largo plazo podría conducir a la necesidad de abandonar la Unión Europea”, dijo el Tribunal Supremo polaco en un comunicado.

Bruselas acusa a Ley y Justicia (PiS) de politizar el Poder Judicial desde que accedió al poder en 2015, mientras que desde el partido dicen que esas reformas son necesarias para hacer que el sistema judicial sea más eficiente. El proyecto de ley aumentaría la responsabilidad disciplinaria de los jueces de un modo similar a la ley marcial vigente durante el régimen comunista. Por su parte, la Unión Europea investigará si este proyecto de ley socava la independencia judicial.

“En mi opinión, es un mal proyecto de ley”, asegura el portavoz del alto tribunal, Michal Laskowski, en una rueda de prensa. “Infringe numerosas provisiones de la Constitución, así como las normas y estándares del derecho comunitario”, sostiene. “El borrador está destinado a silenciar a los jueces, eliminándolos del debate público, al acabar ‘de facto’ con el autogobierno de la judicatura”, declaró Laskowski.

La polémica se ha acrecentado en las últimas semanas, tras el fallo del Supremo en el que establece que el órgano que recomienda a la Presidencia los candidatos a ocupar puestos de jueces y magistrados ha dejado de ser independiente con la reforma judicial, lo que ha arrojado dudas sobre la legitimidad de los últimos 300 nombramientos. Con todo ello, el Supremo argumenta en su resolución de este martes que las sanciones disciplinarias podrían usarse para cesar a los jueces y magistrados que expresen opiniones contrarias a la mayoría gobernante.

Hoy estaba convocada una gran protesta contra el proyecto de ley organizada las asociaciones de jueces, fiscales y abogados, aunque también organizaciones de la sociedad civil. El proyecto de ley se debatirá esta semana en la Cámara Baja del Parlamento. La Comisión Europea ya ha avanzado que analizará al detalle la nueva legislación, especialmente lo referente a su encaje en el derecho comunitario.

Las medidas de Hungría y Polonia para poner sus tribunales y medios de comunicación bajo un control estatal más estricto han llevado a la Comisión Europea a iniciar investigaciones sobre sus Estado de derecho que, en teoría, podrían llevar a la suspensión de sus derechos de voto en la Unión Europea. Bruselas está considerando vincular la adhesión al Estado de derecho y a las normas democráticas con el acceso a los fondos del presupuesto de la unión.

Polonia se unió a la UE en 2004 y el apoyo público a la membresía sigue siendo fuerte, a pesar de las disputas entre Bruselas y el Gobierno. Polonia es uno de los principales beneficiarios de los fondos de la UE para sus agricultores y proyectos de infraestructura. Por el momento, no existe un mecanismo concreto por el cual la UE pueda expulsar a un Estado miembro.